UNA ESCAPADA BOLOÑESA (II)

baelo-claudia-jonico-01

 

UNA ESCAPADA BOLOÑESA (II)

 

PROEMIO II

 

In taberna quando sumus / non curamos quid sit humus

“Cuando estamos en la taberna / no nos preocupamos de la tumba”.

Un inciso literario: estoy realmente fascinado (que indescriptible sensación es la que produce la vuelta anhelada a la página del libro que estas leyendo para seguir con la lectura; esa que te abstrae, aísla y separa de la funesta y triste realidad) fascinado digo, con la ultima obra de Santiago Posteguillo “Circo Máximo: La Ira de Trajano” segunda de las partes de su trilogía sobre dicho Emperador.

 la ira de trajano

Viene al caso esto, porque emociona ciertamente el pasear por la playa de Bolonia en dirección a la duna, y contemplar a lo lejos -entre los pilares del templo derruido por el maremoto que asoló Baelo Claudia- la enorme estatua de tres metros de altura que representa al Emperador y César Marco Ulpio Trajano. Porque admirándola, no queda otro remedio que trasladarte a esos escenarios que, durante dicha lectura, Posteguillo te está describiendo magistralmente. Por cierto Trajano era de Sevilla. De ahí el latinajo…“Quisque factum armis mea” (Qué jáse mi arma!) tan habitual en la Bética.

 

 

DIA DEL SEÑOR SIETE  DEL MES DE SEPTIEMBRE DEL AÑO TRECE

 

Verba volant, scripta manent

Las palabras vuelan, los escritos permanecen.

baelo claudia (98)

Nos levantamos Santa y yo, aún abrumados y felices por el excelso recibimiento que nos habían dispensado los amigos (Resonaban todavía en nuestros oídos frases cómo: ¡No me lo puedo creer!  ¡Lo sabía! ¡Líopuuutass!…  Nos levantamos, decía, absolutamente encantados de -aún no nos lo creíamos- darnos cuenta de estar donde estábamos. En el paraíso.

No dimos una ducha rápida y nos fuimos a buscar lugar propicio para el desayuno. Decidimos hacerlo en la terraza del hostal donde estábamos alojados, aunque en distinto edificio. Unos cafés con leche (aquí me ahorro el chiste de la Botella, que ya está muy visto) unos zumos naturales de naranja, dos molletes con zurrapa de lomo  y/o aceite y/o paté y vasito de agua fresquita para la tragada de reparadores omeoprazoles y paracetamoles… Limpieza de piños en la habitación, infructuoso asedio sexual a Santa, y… ¡Hala! Para la casa de la playa con el rabo entre las piernas. Lo que yo te diga.

 buen-servicio-muy-comodo

Girilín y Placi (nombre de guerra de Maximediano), habían encaminado sus pasos hacia Levante para visitar la zona de las piscinas para dar rienda suelta a los más bajos instintos nudistas del primero. Excepción hecha de los escarpines azules que -ya sabéis- tantos éxitos sexuales le han proporcionado. Porque una cosa, señoras y señores, es despelotarse y otra desnudarse. Que no es lo mismo; no señor!.  Los demás -excepto Shati que leía en la casa- nos fuimos hacia la duna en disciplinada procesión lateral; Father no estaba dispuesto a perderse la vista de la estatua del Emperador Trajano desde la orilla. Para nada como estaba, y está, de emocionado y enganchado a la lectura de Don Santiago. El apellidado Posteguillo.

 Recorres esos casi seis kilómetros de playa -los que hay ida y vuelta, desde la casa a la duna- pisando una arena dura y fresca que te permite un paso ligero, reconfortante y agradable. Dicha arena, te proporciona un impagable peeling en las plantas de los pies y éste, actúa cómo vigoroso y eficaz desestresante general. Las aguas transparentes que llegan hasta la playa, están llenas de pececillos que van y vienen rápidamente; y entre las rocas, se divisan algas y multitud de cangrejos. Un enorme e inacabable vergel de vida y naturaleza, que junto al precioso pinar que coquetea con la duna, te procura un estado de absoluto bienestar  y placidez cuando descansas tendido al sol en la arena tal si fueses un arenque en el secadero. Vuelta a los orígenes; más de dos kilómetros y medio más de andada. Sigue siendo enormemente agradable. Gratificante para el ánimo.

 levante

Paramos -ya los habíamos saludado a la ida- en la playa frente a La Reja, donde la familia Cumpián se solazaba justo enfrente de nuestra antigua casa  -ahora la ocupaban ellos- y situada como a quinientos metros de la nueva. Quedamos en vernos por la noche para que nos hiciéramos fotos y videos que conformarían el nuevo trabajo audiovisual del grupo Sólo un Momento. Había cinco componentes de dicho grupo en Bolonia con nosotros.

Llegamos frente a nuestra casa donde habíamos dejado las sillas y toallas; repetimos baños y volvimos a tumbarnos al sol. Cervecitas. Hora de comer. Placi, había aliñado y transformado en pinchitos algunos solomillos adquiridos para ese fin. Shati -muy dispuesto para la cocina que es- había cocido arroz para añadírselo al potaje de habichuelas. Así que, momentos después de la ducha en el césped por el ancestral método del manguerazo, conminamos a Girilín a que se quitase los putos escarpines “furcsia putón” y empezamos la manduca.

Más cervecitas -con nachos, humus y un guacamole picantísimo- prepararon el paladar.

P1190035

Platazo de potaje y dos pinchitos por barba. Berrinche no; pues se había ido a Barbate con la cumpianada familia dispuesta -como así lo hizo- a jartarse de atún en todas sus modalidades y preparaciones.

Le suplicamos que no probase los morrillos de atún; pues lo que le hacia falta era estar esa tarde de morrillos; no nos hizo caso, pero afortunadamente no le hizo efecto el desdichado túnido. Mejor que mejor.

morrillo

Después de la ingesta, y prestas las habichuelas y el arroz a ebullicionar otra vez en nuestras panzas, Santa y Father se desplazaron hacia el hostal para tratar de bajar de volumen los atribulados y atiborrados estómagos. Vuelta a la playa -un par de horas  más tarde- después de una reparadora siesta. Baños y cata de whisky Johnny Walker de 12 años junto a las cañas de pescar que habían instalado Placi y Shati. Otro par de horas después, y más que mediada la botella, logra Shati capturar la ansiada presa: media sardina que colgaba como cebo del anzuelo del compañero Placi que aún no se explicaba esa inveterada costumbre de que el amigo pescador arramble, inmisericorde y continuadamente, con sus sedales siempre que puede.

P1190029

Seguimos copichueleando en la casa -tras pasar la tarde en la playa entre baños y risas- en el césped privado que dispone la casa. El sol se vuelve a poner -como acostumbra cada tarde- tras la duna. Trajano sonríe y nos guiña cómplice. Una vez oscurecida la tarde, haciendo caso a la invitación mañanera, nos desplazamos hacia Casa Cumpián donde la directora -entre otras cosas- de vestuario, grabación, edición de video, y muchas más cosas Amy- disfraza a las chicas con enaguas y puchos, sayas, combinaciones y refajos antiguos para comenzar el rodaje del citado videoclip.

Nótemevéa! Las chicas posan y se dejan retratar. Los machos alfa siempre dispuestos a ayudar, con enorme dosis de cachondeo y pitorreo, sugerimos posturas y poses. Amy, un poco desesperada, termina hablando lenguas muertas ella sola. Una mezcla de arameo, etrusco y picto. Júrolo por mi honor.

P1190108

Las risas, incontenibles. Los comentarios, impagables. Cantamos y tocamos hasta la madrugada que nos fuimos cantando bajito de nuevo, hacia la casa principal. Allí logramos robarle alguna hora más a la noche y nos fuimos a descansar. Mañana, aunque iba a ser el último día de los Gorgonzola en Cádiz, debería de dar bastante de sí, pues estábamos dispuestos a alargarlo todo lo que fuese posible. Como así fue.

To be continued…

 P1190034

…///…

 

Anuncios

UNA ESCAPADA BOLOÑESA (I)

P1190006

UNA ESCAPADA BOLOÑESA ( I)

 

PROEMIO PRIMERO

 

Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas.

Elbert Hubbard, 1856-1915.

 

 

Mi querido amigo, el escritor Jotapunto Rebuscá, me dio a conocer esta frase para que me “ayudara” a sobrellevar ese despiadado e inhumano síndrome post vacacional, que tanto amarga el seso y achica el sexo, durante las dos primeras semanas después de la vuelta del merecido descanso veraniego. Putas y obligadas vacaciones en Agosto!

 Cierto es, que ese regreso a la impiedad, a ese estado tan lamentablemente triste y pesaroso que es el que representa el retorno a la rutina -y hablo de mi caso en particular- estaba acrecentado por un sentimiento irrenunciable e indisimulado de envidia producido por la circunstancia que mis mejores compinches y secuaces -mientras yo permanecía en la oprobiosa galera laboral- se jartaban de comer choco en salsa, ortigas  fritas, tortillitas de camarones o -ya en el culmen de la crueldad y el sadismo hacia nuestras personas- se tomaban interminables copas en La Cabaña viendo como se acuesta sol, ya cansado de su vuelta diaria y del día de playa, tras la duna de Bolonia.

 P1190048

Así que les aconsejo, que si su caudillo y sátrapa laboral y la cada vez más parca economía lo permiten, después de las vacaciones y, con la intención de realzar el animo y el aliento, les aconsejo digo, se tomen unos días de asueto después de haber disfrutado el mes preceptivo; para que sirvan de oasis anímico para la mente. De descansillo y rellano para lo que queda de inclemente escalera para el año laboral que empieza y no se sabe si acabará..

 

A MODO DE ENTRADA Y DESEMBROLLO ARGUMENTAL:

El viernes día 7 de Septiembre de 2013 -caída ya la tarde- se había torcido debido al ánimo decadente y a la enorme tristeza que afligían al Pater Familias y a la Mater Augusta de los Gorgonzola. El precioso recuerdo de tiempos anteriores pasados en la playa de Bolonia y sus alrededores, y en sabiendo que tal y como he dicho, la manada andaba de crapuleo y andanzas por allí, ya te digo, mermaba cosa mala nuestro ánimo y la predisposición al optimismo.

 P1190005

Nos preguntábamos en íntimo y profundo silencio… A quien estaría berrinchando la ínclita Oíaporculo? Bueno, eso sí podíamos adivinarlo. Y Labios, tendría puesto el traje gris azafata que acostumbra por aquellos lares? Seguiría Shati perfeccionando su paso magistral en la dificultosa ejecución del “Baile del Cangrejo” mientras trata de ahogar desalmadamente a la gusana coreana y/o americana? Mejoraría su dicción checa? Y Girilín, vestiría sus clásicos escarpines color “fursia putón” que tan erótico aspecto le confiere y tantos éxitos sexuales le proporcionan?

 Seguiría Maximediano explorando dunas, pozas y manantiales; buscando pesqueras y nuevas rutas? Elaborando magníficas barbacoas? Y Pepiss…continuaría realizando su particular cruzada de aniquilamiento de las grandes especies del Estrecho en su variedad a la espalda o a la plancha con patatas fritas y chimichurri?

 P1190010

Todas esas dudas e incertidumbres, estaban a punto de ser despejadas por los impacientes y excitados Santa y Father Gorgonzola, que cantando tralaríles, sonsonetes y cortadillos; fanfarrias, estribillos y cantinelas tribales del alto Ampurdán a modo de orquestina, se acercaban felices, subrepticia y secretamente hacia la pedanía de Tarifa. Temblad, malditos! Temblad!!! Llegan Gorgón Dj y la prima segunda de Gemma Mengual!

 gemma-mengual

DIA DEL SEÑOR DE SIETE DE SEPTIEMBRE DE 2013. SÁBADO.

Siete horas antes.

Nos levantamos Santa y yo con el ánimo un pelin muy bastante decrépito; casi al borde del lloro y del lamento. Tan solo los entrenamientos de Monza, nos animaban (y una mierda) a seguir vivos aunque muy someramente. Cómo para respirar y pare Ud. de contar. Tras dos cervezas -ya pasadas las dos de la tarde- y mientras yo, cariacontecido y atribulado, miraba fotos en Internet de la duna de Bolonia, de La Cabaña, de la carretera del Estrecho…de Barbate… (Lo sé es masoquismo puro y duro) a Santa -y sigo- se le calienta el piquito y me insinuó…

 valdevaqueros

-Oh Chato!!! ¿Y si nos presentamos allí, con la olla de Potaje de habichuelas que estoy haciendo…? Seguro que flipan cuando nos vean aparecer!!! Andaquenó!!

 Yo… ni caso!

 Obligado por mi Santa, y más que nada para callarla, empecé a rebuscar en sitios de Internet para ver si  -yo sabía que esta todo al completo, pues lo había buscado la noche anterior- así se callaba de una vez y me dejaba tranquilo con mis tristezas y mis pesares. Con mi aflicción y amargura. Ainss por Diossss…

 Hostal Ríos; Los Jerezanos; Casa Isabel, La Posada de Lola, La Hormiga Voladora… Apartamentos Miramar… Nada! No había plazas disponibles!!! Zuputamadre.

 Santa, incansable ante el desanimo, me instó a que le buscase los teléfonos de cada establecimiento; y ella, personalmente, se encargó de llamar, solicitar habitación y pedir precios. Uno tras otro.

 Por fin, inesperadamente, O dioses de destino, halló uno libre que se ajustaba a nuestras pretensiones económicas (50 levros por noche) y a la situación estratégica deseada respecto al campamento pandillero. En El Lentiscal de la pedanía tarifeña.

 1-valdevaqueros-y-tarifa

Me miró, la miré; (Momento exhalación. Suspiros de España.) En apenas media hora estábamos saliendo de nuestra casa cargados con la guitarra, el maletín de las armónicas, dos maletas apresuradas y faltas de lo más indispensable; una bolsa de aseo incompleta. Se complementaba la impedimenta con… Un ollón de habichuelas blancas con costillas, morcilla y chorizo; bocadillo de jamón, doce cervezas y una botella de Ron añejo Barceló. Unos perfectos gitanos parecíamos; Váámunú…que nus váámúú! (en calé en el original) todo ello con destino a Bolonia. Provincia de Cádiz. Junto a las Ruinas de Baelo Claudia; ya sabéis, pisha!.

 alubias-con-chorizo

Dos horas de viaje ameno e ilusionante, Santa se carga otras dos cervezas y el bocata de jamón. Me dispensa a mi -tal si fuese palomo torcaz- pellizcos de bocata y tragos de agua. Se toma dos chupitos para refrigerarse el gaznate. Yo, mientras, conduzco para no aburrirme.

 Seguimos viajando por una de las carreteras por las que más me gusta conducir. La zona de los Túneles de Corominas y Casares; pasada por San Roque y Algeciras (la parte más fea) que da paso a las preciosa zona del alto del Bujeo y el Cuartón llenos de molinos de  viento hasta que una vez arriba, en el Parque del Estrecho, nos pegamos cuatro peos para la Reina Madre… “Híbrartá ehpañó!! Hasta que por fin, se divisa Tarifa y la duna de Valdevaqueros.  Oh Diosss….

Valdevaqueros…Punta Paloma…y por fin, tras una preciosa subida…Bolonia. Debo de reconocer que cada vez que veo, siempre,  por primera vez la duna de Bolonia, me interviene una sensación que no está alejada del Síndrome de Stendhal. Me tomo dos chupitos ahora yo. Kunonosdepiedra (en vasco en el original)

 tarifa-estrecho-strait-gibraltar-7

Llegamos pues al Hostal Bellavista. Dirección: Hostal Bellavista, El Lentiscal 21, 11391 Telf.: 956 688 553 · Tarifa (Cádiz) Una habitaciones tan sencillas como tranquilas; con televisor y -en el caso de la nuestra- con aire acondicionado. Nada superfluo. Pero nos limpiaban las habitaciones diariamente y nos ponían toallas limpias también. Por ese precio y dada la temporada, razonablemente bien. Muy bien. Aconsejable.

 Bellavista

Dejamos maletas y, rápida y apresuradamente, decidimos irnos hacia la playa para darles la sorpresa a nuestros amigos que todavía ignoraban que los Gorgonzola estaban en sus dominios. Cargamos con las toallas, los bañadores, el ollón de las habichuelas, las cervezas y el ron. Guitarra y armónicas. Lo más preciso y necesario, ya lo sé!

Después de ciertas vicisitudes, logramos dar con las pavas que estaban panza arriba e indolentes en la playa la mar de alteradas. La anhelada sensación de volver a hollar la arena límpida y fresca de Bolonia; la inmediata ocasión que se nos iba a presentar de drinking a relaxing copazo de ron in La Cabaña while the Sun is ocultándose behind la duna es bastante unbelievable y tela de amazing. Tras eso, nos dirigimos a la madriguera para sorprender al resto del grupo que habían salido -los pobreticos míos- de compras al Mercadona de Tarifa mandados por las inefables jefas de la manada.

 P1190138

Decidimos, una vez todos juntos y después de haber celebrado la reunión con varios y muy muchos demasiados brindises y también tapear en la casa, irnos a La Cabaña para decirle adiós al sol y quedar con él de nuevo a la mañana siguiente; que los Gorgonzola habían tomado de nuevo la playa!. Que no todo estaba perdido!

 P1190066

Última copa en el antiguo Dogville que ahora se llama La Marisma (que nombre tan feo) y desde allí nos vamos dando un agradabilísimo paseíto hacia el hostal que mañana será otro día y habrá reencuentro con la caterva cumpiana que, farragosamente y en tropel, ocupaban otra casa de la vecindad. Pero eso…

 dogville

To be continuará tusmorros…

…///…

 

RECETARIO DEL CAMINO DE SANTIAGO

camino-de-santiago-5

RECETARIO DEL

CAMINO DE SANTIAGO

De pronto -y pensando el cómo conducir esta entrada sobre recetas del Camino de Santiago, me doy cuenta de que he visitado Galicia (Y siempre Santiago de Compostela) más que cualquier otra región de España. Y, rememorando, observo que por aquellas tierras -meta final del Camino de los peregrinos- me han pasado multitud de anécdotas que han marcado mi vida posterior. A mejor en todos los casos.

 Por ejemplo -y sirva como ejemplo de la espiritualidad perdida por los recovecos de mi mala Fe- aquí donde se me ve a través de la escritura, yo solito he ganado la Indulgencia Plenaria ¡¡Tres veces!! Si señor. Tres veces. Con dos cohoness!!!

 SANTIAGO

A base de darle cabezazos al Maestro Mateo en el Pórtico de la Gloria y de -cómo es preceptivo- abrazar al Santo para que te procure el perdón de todos los pecados cometidos hasta la fecha. Cierto es que la primera vez me produjo esta circunstancia (la de la Indulgencia Plenaria) un sentimiento como de ITV mística que me daba -de hecho así lo hice- carta blanca para poder pecar en adelante, todo lo que quisiera y más. A mis anchas.

 Cuento y relato Grosso Modo:

 Gané mi primer Año Santo Jubileo (antes se llamaba Compostelano) y por tanto el perdón de mis pecados pasados, en un viaje de estudios que tuve el honor de organizar en el Instituto de Martiricos allá por el primer año de la década de los 70’s. Dormíamos en el Burgo de las Naciones. Allí, nos hartamos de cantar canciones guarras y mi fumé mis primeros cigarrillos. Que me perdone la Señorita Villamana.

 Burgo de las Naciones

El segundo, fue en el año 1976 en un viaje donde participamos en el Arousa Folk. En la Isla de Arosa -a la cual, por aquellos entonces, solo se podía llegar en barca- donde junto a algunos Centenos, Alberto Von Thode, Ángel Céspedes, Leli Campos (hermana de María Teresa) Jose María Alonso y varios más, hicimos llorar de emoción a los lugareños con nuestras canciones entre montañas de nácar, producidas por millones de conchas rotas de mejillones, que brillaban al sol. Esos pescadores (sólo los malagueños nos metíamos en sus bares de barrios decadentes a cantar) nos pagaban generosamente a base de interminables tazas de ribeiro y enormes bandejas de mejillones cocidos). Allí me fumé mis primeros cigarrillos “endursaos”. Que me perdone Juan Antonio O’Donnell.

 AROSA

El tercero y último, fue en 1982. Recuerdo con horror la calle “La Pringue”.

 La llamábamos así, porque era una preciosa calle (que partía desde la Plaza del Obradoiro) que estaba llena de soportales y en cada uno de ellos un mesón con escaparate. En cada escaparate (de ahí el horror) un chivo abierto en canal con una bolsa de plástico cubriéndole la cara para –imaginábamos- taparle los ojos descolgados tal si fuese un Citroen 2CV. Cuando no, un pulpo apoyado en una lata de conserva con las ocho patas abiertas alrededor y un enorme agujero (no se si el culo o la boca, que tanto da) que parecía el orificio justo donde meterle la pila y poner en marcha una suerte de tiovivo de tentáculos pedorreteros.

 pulpo 2

Ahí -ya más por tradición que por Fe- volví a pasar la última ITV penitencial  y ya me dieron la definitiva. Lo que se llamaba “La Blanca” en la Mili cuando te licenciabas. Volví varias veces más a Santiago de Compostela. Incluso en Años Santos Jacobeos. Pero ya pasé de darle abrazo alguno por la espalda al Apóstol. Tanto abrazo ya, me parecía un poco irreverente mariconerismo.

 Bueno al meollo: Mi querido amigo -cuánto se prodiga últimamente El Profesor Dr. Antonio Arcas de los Reyes- vuelve a sorprenderme con otra remesa. Esta vez gastronómica. Y referente a la tierra que acabo de citar –un poco irreverentemente, insisto y se me perdone- tres veces consecutivas.

 1263645371_0

Trata este envío de un recetario de comidas del Camino de Santiago. De productos gastronómicos por la ruta de Castilla León. Castilla y León: el Camino Francés, la Vía de la Plata y el Camino de Madrid. Santiago de Compostela: la Meta Final.

 Así que prepararos a degustar -si así lo queréis, que me imagino que sí- un Lechazo asado y una Morcilla de Burgos. Un Bacalao Ajoarriero o a La Tranca. Cocidos Maragatos o Estofados de Lentejas Pardinas. Cabrito Cochifrito o Cochinillo Asado de Segovia. Sopa Castellana o, para terminar, unas Alubias con Chorizo de León.

 Lechazo asado

Unas delicias que ahora vienen a continuación en este documento pdf que inserto aquí:

Recetas Camino Santiago

Disfrutadlo. La boca se hace agua!

 cocido

A %d blogueros les gusta esto: