LOS CAFÉS DE IDÍGORAS.

12301494_10206879481738892_5086122753224608300_n

LOS CAFÉS DE IDÍGORAS.

Ya se sabe que eso del caminar asiduamente – al menos 30 minutos diarios– aporta muchos beneficios a nuestro cuerpo serrano. Dicen que se fortalece el corazón y que se reduce el riego de ciertas enfermedades; que se mantiene el peso corporal– más o menos bajo control– si tenemos bastante persistencia y buenas dosis de tenacidad. Dicen también que ayuda a prevenir la demencia, que ayuda a prevenir la osteoporosis y que tonifica las piernas y los glúteos. Pero sobretodo, y muy importante, está comprobado que aumenta los niveles de energía y de bienestar.

886059_10206818906144540_6638057226759017273_o

La capacidad del ejercicio para mejorar el estado de ánimo es indiscutible. Los estudios han demostrado que el ejercicio regular, de intensidad moderada (como caminar a paso ligero) es tan eficaz como los antidepresivos en los casos de depresión leve a moderada, lo que reduce el estrés y la ansiedad.

Bien, todo esto que acabáis de leer, lo he leído yo antes en Internet. Y lo he transcrito más o menos, seguro como estoy, de la verdad de esas aseveraciones. Porque yo, que estoy andando diariamente, no sólo estoy comprobando estos benéficos efectos, sino qué además lo estoy notando, literalmente, en mis propias “cannes”.

12115923_10206655695304371_2195377586084765124_n
Pero, yo lo sé, hay otro beneficio que no se incluye en esta nómina, y que no es otro, que la del incremento de la creatividad y de la inventiva. Andar a paso ligero, y debido al torrente de endorfinas que proporciona el ejercicio, estoy convencido, incrementa el ingenio y la chispa. La imaginación se vuelve más ágil. La perspicacia y la agudeza se afilan. Se afinan. Y uno –y me pongo como ejemplo– cuando el caudal de esas endorfinas es el adecuado, no pocas veces va riéndose descojonado por la calle, pasando ampliamente de lo que pensarán los viandantes desconocidos con los que me cruzo, sorprendidos y extrañados, al ver a un tío enorme tronchándose y/o hablando sólo.
Por esa circunstancia, no son pocas las entradas en este blog que han sido pergeñadas durante esos gratificantes y amenos paseos.

12227013_10206792460243409_6359951668618311749_n
Pues bien, tengo un buen amigo –Ángel Idígoras– que, aunque él está sobradamente dotado de esos neurotransmisores opioides que son las citadas endorfinas, me cuenta, que también se ha enganchado a esta práctica de las largas caminatas; aunque de estas, no sólo se beneficia él, sino también nosotros, que somos, los que conformamos su legión de admiradores. Porque Ángel –generosamente y como es habitual en él– nos regala la resultante de sus pausas en el paseo; mientras descansando, se toma un café doble, o un zumo, y dibuja.

12227842_10206809428867614_2267188782228201623_n
Y dibuja, tiene esa preciosa costumbre. Dibuja lo que le alcanza la vista en los Cafés de desayunos que la ciudad y el trayecto le ofrecen.
Porque cada mañana, armado de papel y de un bolígrafo Bic (que no poca veces se le agota) sale –desde donde el marengo gigante tira del copo– y se va a andar. Y llega el Camino de la Térmica, hace un receso en El Tostón, y dibuja. Se va a la Avenida del Pintor Sorolla (ese día está más resuelto que otros) y dibuja. Se va al centro de la ciudad y dibuja. Dibuja en cualquiera de los Cafés que tienen la suerte de ser elegidos e inmortalizados por el dibujante amigo.

12243438_10206853029677607_8896599841604981495_n
La técnica de los Urban Sketchers –la culpa la tiene mi otro querido amigo Luis Ruiz Padrón– me fascina absolutamente. Y esa, es la técnica empleada por Ángel Idígoras en este caso. Porque yo –que estoy convencido de que los artistas poseen una mirada distinta a la del resto de los mortales– una mirada, en cada caso, singular y única, admiro sobremanera la especial disposición y facilidad que tienen estos en representar las perspectivas, los planos y las vistas que le proporcionan sus ojos para trasladarlos, tales cuales son, a una hoja de papel.

12244666_10206800860293405_4806531186489695061_o
Pero sigue andando Ángel…
Y se va al Barrio de Carranque donde las calles tienen nombres de Vírgenes Gloriosas y dibuja. Y se va a Calle Padilla; y a la inigualable de San Agustín. A la Plaza de Mozart y a calle Betsaida que tira para Los Tilos y dibuja… Y dibuja… Dibuja en todos lados y de eso, yo le he dicho antes, nosotros nos beneficiamos. Así que por eso, debemos felicitarnos. Así que por eso, vamos y se lo agradecemos encarecidamente.

12265696_10206844750870642_1674942833157330964_o
Esta entrada ha sido, con el beneplácito del autor, ilustrada con los dibujos que antes he mencionado.

12278933_10206878910404609_2495413548741979023_n

***

diseno-floral-retro_23-2147486730

 

Anuncios

TARDE CON IDÍGORAS

TARDE CON IDÍGORAS.

 Entre mis defectos, que son todos, brilla –en el horizonte lejano de las virtudes– una cualidad perdida entre tanta tacha y tanta descompostura: la puntualidad. Tengo y presumo, de una impenitente puntualidad. Tanta, tanta, que a veces caigo en la infame e indeseada falta de exactitud horaria, pues llego –la mayoría de las veces– cinco o diez minutos antes a la cita acordada. Y llegar antes, cómo que tampoco es puntualidad en el sentido estricto de la palabra. No se si me explico.

P1190659

 Lo de anoche –el llegar tarde a la exposición de mi amigo Ángel Idígoras– fue un imponderable provocado por personas a las que tanto quiero, que por esa misma circunstancia, no puedo ni tan siquiera regañarles. Llegué pues a la sala de exposiciones, y me tuve que tragar ese sentimiento de desconsuelo por haberme perdido al mago Rubiales y a la Nölting cantando; a mis cada día más queridos y admirados Tiritos ( Los elegantísimos Javier Martín y Jesús Durán) me perdí –Oh desdicha!– al Idígoras rascando acompasadamente el Ukelele. Y, también, a más magos haciendo improvisadas Magic–Sessions. Me perdí todo eso y más; me perdí la Vernissage que dicen los pedantes y asiduos a los cócteles de apertura.

 Tarde con Idígoras.

 1545599_564587493631478_1593999387_n

Y me pregunté, atribulado… ¿Que diantres escribo yo ahora cómo crónica del evento? Sería, si la escribiese –pensaba yo– una crónica  parcial e incompleta?; sin situaciones vividas en primera persona del mascular singulino?.

 Pero no! Después, recapacitando y dándole la vuelta a la tortilla de los disgustos, me dije que no!  Que había que escribirla sin complejos. Que ese retraso me había proporcionado no desconsuelo, sino el suficiente espacio físico y mental como –para no distrayendo mi atención con los actos de amistad de los mencionados– prestarle el pausado interés y la detenida observación a las obras de Ángel que allí estaban colgadas en su presidio de cristal. Todas ellas, aclaro, magníficas.

 P1190652

Verán Uds.: Me considero un capacitado y tenaz seguidor de este artista y amigo. Tengo guardada a buen recaudo la casi totalidad de su producción –le he dedicado algunos artículos y presentaciones en Power Point en este lugar– y creía saberlo y visto todo. Pero me faltaba– ahora gracias al retraso lo sé– el poder contemplar sin prisas el verdadero alcance de su trabajo. Porque la perspectiva y el detalle que te da la obra en vivo, no es para nada comparable a lo visualizado a través de una pantalla de ordenador.

1660748_564587596964801_504557534_n

 Pensaba uno –en su limitada capacidad– que la mayoría de los trabajos de Idígoras se manifestaba en un soporte “dinacuatrense”. Equivocado estaba. Poder ver algunos de mis cuadros favoritos en gran formato, supuso para mi una agradable e inesperada sorpresa. Yo, humildemente aconsejo que cuando vayáis a dicha exposición –porque insisto una vez más en que no os la podéis perder– os dirijáis a la esquina donde Harold Lloyd cuelga suspendido del reloj de la única torre de la Catedral de Málaga, que sigáis junto a  un Hitchcock rodeado de palomas en la esquina del Parque, o a Marilyn o a Oliver Hardy  y a Stan Laurel  “El Gordo y al Menuíllo” de nuestra infancia;  e incluso –ya casi al final– a los Beatles preparados para actuar en el Recinto Eduardo Ocón.

 P1190661

 Pero seguid caminando entre retratos, observad cómo te miran Charles Bukowsky o Walt Whitman. Cómo Modigliani se asoma a la ventana entre tejados;  A Toro Sentado junto a Kafka; a Nube Roja con otro rojo: Van Gogh. Y sus músicos: Inconmensurables estampas de B.B. King, Scott Joplin y Howlin Wolf. Tom Waits, Muddy Waters o Johnny Winter. Nina Simone y muchos más. Muchos más.

 Una exposición interesantísima y amena. Cautivadora y atrayente. Distinguida por sus célebres personajes que si no son conocidos –en muy pocos casos–  después de haber pasado por el lápiz de Idígoras, tiene el derecho adquirido de gloria e inmortalidad, de perdurabilidad; y si me apuran… de pernada.

 1013745_564587320298162_1941901798_n

Por último, un consejo gratuito que le doy al dibujante; ya se que los consejos no pedidos no suelen gustar, pero mi responsabilidad de amigo me obliga a ello: Te recomiendo que tengas cuidado, Ángel. Mucho. Porque anoche, cuando yo ponderaba tu arte y tu siempre disposición hacia los demás, salía a colación un tal Pablo Rodríguez que –amenazante cual lince de cinta adhesiva– te acecha y acorrala echándote la pata encima cual eximio concursante de Gran Hermano. Ten cuidadín. Que el que avisa no es traidor, y a ti, te encontré en la calle, maifrén.

 Los datos de la exposición:

 Autor. Ángel Idígoras.

Título. ‘Kakfa, Toro Sentado, Van Gogh y compañía’.

Lugar. Escuela de Arte San Telmo. C/ El Ejido, 3.

Fecha y horario. Hasta el 3 de marzo. La sala abre de lunes a viernes de 10.30 a 13.30 y de 17.00 a 20.30 horas.

P1190663

 

ENTRE CABRAS Y FIESTUKIS

cabra-330

ENTRE CABRAS Y FIESTUKIS

Dos son los temas que se mueven, inquietamente, dentro de mi cabeza pidiendo paso preferente en este blog. Tan distintos parece ser que son, que no habría  sabido cómo conjugarlos -para así acallarlos- si no hubiese tenido de por medio la ayuda de un amigo, enorme pintor, que lo ha hecho posible. Andrés Mérida.

Empecemos por el más grato.

Tiene el detalle de buen gusto, y la sana costumbre, mi querido sobrino “in law” Juan Rambla, de realizar inigualables fiestas conmemorativas por sus cumpleaños. No pongo cuantos cumple, no por él, claro está -porque no acumula edad suficiente cómo para avergonzarse de las tachaduras de su calendario- sino por mí; porque me hace darme cuenta lo separados que estamos en la línea del tiempo; aunque, si que es verdad, que no en el afecto que nos dispensamos y en la concordancia en lo anecdótico y en el “cachondedo” que diría el rimado y repeinado Sr. Romero Pardiez.

De los Romero Pardiez de toda la vida.

2013_10_03__02_10_07__1599

En las fiestas de Juan, esposo legal de mi más querida sobrina Belén -esa que posee, por mor de los genes, la cautivadora mirada de Lauren Bacall- en las fiestas de Juan, decía, todo el mundo salía con una copa de más. Cómo en las del inefable Blas.

Tal y cómo te lo digo.

El Señor Rambla  -Juanito para el que suscribe- tuvo a bien -por sugerencia mía, y para el posterior enchufe- el recomendarme al servicio de barra: Herr Tito les dijo que era. A mí, me cabe la duda de que el tratamiento de  Herr que me aplica,  será por mi ascendencia alemana -pues detento el Müller por parte de abuela paterna- o por un malagueñísmo puro y duro de la parte perchelera que todos detentamos.

2013_10_03__02_10_47__6840

Estas veladas, siempre están adornadas por actuaciones musicales en directo; de un catering magnifico y delicioso, y de un bebercio, que alcanza las más altas cotas de grandeza, cuando a escondidas del homenajeado, mi sobrina -en contubernio con hermano y compinche del que escribe- nos lleva a la bodega de Alí Babá -que no es otra cosa que la cámara secreta del pater familias– y allí nos regala el paladar a base de – como así sucedió este sábado pasado- unos impresionantes chupitos de Ron Imperial Premium de 30 años. Chupitos que rompen tanto la pana, como el corazón, de puro deleite y también por qué no decirlo, de un inenarrable morbo producido por el flagrante delito que se está cometiendo.

2013_10_03__02_10_54__5904

Subrepticiamente, en el cobijo que te proporciona la cocina, nos libamos los cuartos con la pretensión de que el propietario y financiador del evento no se diese demasiada cuenta del desfalco. Vano, inane e inútil propósito, pues Father Gorgonzola -animado por la deliciosa ingesta del néctar de la República- se dirige siempre  al Arramblado amigo para sacarle, otra vez, tributo líquido. Éste siempre -como el Apóstol Pedro- me lo niega tres veces; con rectitud y decisión; con determinativa resolución; pero siempre sucumbe, no sé si agotado ante la insistencia, el vacilón y el dicharacherío empleado. Tal vez compungido por la cara de gatito de Shrek que le pongo. La reiteración, ya se sabe, es la madre de todos los vicios.

2013_10_03__02_10_55__8743

Estas fiestas, son la perfecta combinación de la familia más querida y entrañable con  la simpatía y la cordialidad dispensadas por los  amigos de los propietarios; que a fuerza de frecuentarnos, cada vez se hace más agradable el encuentro y el trato. Nada une, ya se sabe, más en este mundo, que el compartir jolgorio, farra y jarana. En íntima comunión y participación ante un plato bien surtido de “canapeses”.

Hablando de esto, este año, ha tenido la fiesta una circunstancia añadida que me la ha hecho, si cabe, mucho más agradable que nunca. La presencia del pintor antes citado: Mi querido y admirado amigo el artista Andrés Mérida. De modo y manera que, entre el sortilegio de la música y la diversión, tuve la fortuna de que el maestro me impartiera -como hace siempre- clases magistrales de pintura y de vida. Del arte y de la procuración del hedonismo por medio de la vocación. Posee Andrés algo tan infrecuente como es eso del vivir de lo que le gusta.

2013_10_07__10_10_47__893

 De esa manera, de soirée, pasamos a vernissage. Es decir de fiestuki a cocktail de exposición; por decirlo de una manera tan afrancesada como amariconá.

Hablamos de todo lo hablable. También de cabras. Mucho de cabras.

Y dirán Uds.…de cabras? Se referirá Father a las guapísimas sobrinas? No! A las inefables Titas? ( LaTita de Atún y LaTita de Anchoa). No! A las cofrades consortes asistentes? (bueno a lo mejor… Pero No! Tampoco!) Será a las preciosas camareras de faldas infinitamente cortas y sonrisas perennes cual gato de Cheshire?  No!.

Hablamos de cabras, pero de otra clase, que es a lo que vamos a continuación; hablamos de la Capra aegagrus hircus malacitanum.  La cabra de Málaga de toda la vida, y no me gusta señalar! Y así, de esa manera, pasamos al segundo tema que nos ocupa:

2013_10_03__05_10_31__8288

OH, MY GOAT!

Este mes de Octubre, el Excelentísimo Ayuntamiento de Málaga, ha tenido el acierto de   -para promocionar los productos de la cabra malagueña- reunir a cerca de cuarenta artistas para que, sobre un molde de fibra de vidrio que representa fielmente al artiodáctilo cornúpeta, derramen su arte. Sobre la cabra de Álora, para entendernos.

Permanece estático y anclado el bicho, sobre una peana de trescientos kgs. para evitar paseos a domicilios indeseados; debo de reconocer que yo no podría sustraerme a la sustracción. Valga la “repugnancia”. La cabra…siempre pensativa la cabra; cómo meditando acerca del porqué de esa indeseada fama de adúltera que se le supone, siendo fiel, noble y leal  a su cónyuge y que sin embargo le procura,a éste, el apelativo de cabrón.

2013_10_03__05_10_15__9805

Cerca de cuarenta artistas, continúo, algunos de los cuales alternan en este blog: Ángel Idígoras, Bola Barrionuevo o el citado Andrés Mérida. Hay otro que -si él me lo permitiera- invitaría a este lugar para que se quedase para siempre: Emmanuel Lafont; un artista cuya obra admiro profundamente.

Estos trabajos, estarán expuestos en la céntrica Calle Larios hasta el día 20 de Octubre, así que animo a todos a que visiten dicha exposición, no sólo para pasear por ese centro precioso de la ciudad donde vivo, sino para admirar el feliz resultado de esta iniciativa que con, repito, la idea de patrocinar los productos de este animal, ha reunido a lo más granado y variopinto de los artistas de la provincia.

Yo, desde luego, moriría por tener un ejemplar de estos, en mi casa. En el recibidor concretamente, para que el que llegase a casa se vaya animando a lo que le espera.

2013_10_03__05_10_47__9238

Aquí -y sacada la información del Diario Sur- os pongo la retahíla de artistas participantes; mas adelante un video de mi amigo Mérida trabajando al bicho; después una breve reseña del citado Diario Sur, y, por fin, un  enlace a los artistas y a sus dibujos.

Venid, y vamos todos; acudid en tropel a este rebaño de tonalidades que pasta -entre peatones sin morral- por la calle Larios de Málaga. A un rebaño al que solo le falta el acompañamiento musical del sonido de los cencerros y los balidos quejumbrosos para que den leche de colores.

Los artistas:

1375719_10151608665202251_865610163_n

Pepe Bornoy, Leonardo Fernández, Ángel Idígoras y Pablo Rodríguez, Regina Lucas, Aurelio Robles, Pachi, Fernando Núñez, Rando Soto, Mercedes Lacasa, María José Sánchez Perea, Concepción Quesada, Francisco Jurado, Neno Herrera, José A. Hierrezuelo, Manolo Jurdao, Antonio Casares Palma, Adolfo Soto, Violeta Fortes, Andrés Mérida, José Luis Bola Barrionuevo, Enrique Domenech, Mariano Fernández Cornejo, José Antonio Gómez Valderrama, Antonio Ángel Calderón de la Torre, Sergio Ferrero Valera, Kora Sánchez, Ana Roldán, Lucía López, Francisco Martín Molina, Lope Martínez Alario, Griselda Giachero, Emmanuel Lafont, Salomé Hidalgo, José María Gallardo Gaspar, Francisco Menjivar, Mario Palma.

El video:

2013_10_03__07_10_20__2128

http://www.diariosur.es/videos/malaga/actualidad/2719920896001-andres-merida-pinta-directo-cabra-calle-larios.html#

La reseña:

2013_10_03__06_10_06__2866

Idígoras, como Emmanuel Lafont, se ha decantado por el dibujo mediante rotulador permanente para decorar su obra, mientras que otros creadores han optado por la paleta y el pincel. Así lo ha hecho Francisco Jurado, que ha abierto un paréntesis en su tarea escultórica para pintar la pieza que forma parte de la exposición promovida por SUR. «En los últimos años me he centrado mucho en la escultura y creo que esa labor me ha servido de mucho a la hora de acometer el proyecto y de darle vida», comenta el autor.

Un tono festivo que también ofrece la obra de Andrés Mérida: «En mi pieza he querido incluir motivos muy malagueños, como el vino, los verdiales, la biznaga o el flamenco… hasta he puesto el escudo del Málaga, que es una pasión que compartimos muchos en esta tierra. Todo es alusivo a Málaga y su provincia. Al ser un soporte distinto, he querido presentar un trabajo distinto». Una pieza en la que dominan los azules característicos en la obra de Mérida, que también brinda pinceladas geométricas en las extremidades del animal que ha decorado.

Mérida terminó de pintar su escultura durante la presentación del montaje, algo que, según su experiencia, «siempre resulta atractivo para el público y ayuda a que la gente se acerque a conocer las obras», relata el artista, que ha realizado intervenciones en directo para citas como la Noche en Blanco de la capital o la corrida picassiana en La Malagueta.

El enlace a los artistas y a sus dibujos.:

2013_10_03__07_10_38__3577

http://ohmygoat.diariosur.es/oh-my-goat.html

Y el Making Off:

2013_10_03__06_10_14__6054

http://www.diariosur.es/videos/actualidad/sociedad/2721865950001-gesto-exposicion-goat-makingof.html

Disfrutadlo todo, y acercaros a calle Larios!!!!

Fuente: Diario Sur de Málaga.

2013_10_03__06_10_33__3200

A %d blogueros les gusta esto: