MIS FELICITACIONES

christmas-tree-painting-wallpaper

MIS FELICITACIONES.

 Pensaba felicitaros, esta fiestas de Pascua, con algún mensaje alegórico a los tiempos que nos ocupan. Ya sabéis, esos manidos mensajes (que por muy bien escritos que estén, no dejan de ser manidos) típicos y característicos; sazonados de buenos deseos y de benévolas intenciones.

 Pero vive Dios (mañana, dicen los confiados, que más que nunca) que me era imposible el encontrar palabras con un mínimo atisbo de personalidad. Pues todas ellas están tan gastadas por el uso, que adolecen de la originalidad anhelada.

 En eso estaba, cuando mi muy querido amigo el Poeta Juan Miguel González del Pino, tiene a bien desearme una Feliz Navidad –desde lo más hondo de su corazón- con lo mejor y más valioso que él tiene: Su inimitable creatividad poética puesta al servicio de la amistad y el aprecio hacia el amigo.

 Y tanto se lo agradezco, tanto, tanto se lo agradezco, que comparto con su permiso concedido (no me niega nada, y se lo agradezco) esas letras con todos los míos.

 Sed felices, queridos. Sed felices, procuradlo; ya sé que no es fácil. Tan sólo os deseo aquello a lo que vosotros mismos aspiréis. Sed felices;  aunque vivamos en un jardín estéril, vacuo e improductivo, sed felices, procuradlo; ya sé que no es fácil, pero intentadlo. Yo de momento –y para que os sirva de arranque- voy a regalaros…

 

ESTA FLOR DE DICIEMBRE

 Hace frío esta noche, misteriosa señora,

y, ateridas, regresan las palomas del río.

Orvalla en la glorieta del huésped de Veruela,

y de anís se mojaron los viejos villancicos.

 ***

Siempre sueño, señora, que nieva en estos días,

que dejará en mi puerta su corona de acebo,

porque sé que una vez nevó en su adolescencia

y el estanque cubrió de violetas de nieve.

***

Nunca deje, madona, de ser lo que usted es:

un dulce petirrojo en la tumba de Dickinson.

No escuche el verso muerto ni ceda a la lisonja,

y sea su abierto ser un claro Ave María.

 ***

Hace frío, señora. Desde siempre hace frío,

y no tengo otra cosa que esta flor de Diciembre.

Qué hacer con tanto amor, con tanta mansedumbre,

si no soñar que cae lentamente la nieve.

 ***

                                                             Juan Miguel González

                                                            Málaga, Navidad de 2013

Anuncios

VUELVE LA NAVIDAD A CASA GORGONZOLA. 2013

VUELVE LA NAVIDAD

A CASA GORGONZOLA.

 2013

P1190373

LOS CUATRO, LOS CUATRO…

SIEMPRE LOS CUATRO

 Lo reconozco; soy muy tradicionalista, mucho. Pero no se confunda esa condición con la de ser conservador; háganme Uds. el favor.

 Digo tradicionalista, porque a pesar de que tengo la capacidad -de la cual me satisfago- de fusionar y hacer convivir costumbres nuevas con las adquiridas y asumidas en todo mi periplo vital, no sólo no reniego de estos hábitos, sino que además trato de imbuirlos y traspasarlos a mis hijos para que sigan dando la tabarra, con mis manía y mis querencias, a los que hayan de venir detrás de mí.

No se me confundan Uds. háganme el favor, y crean que les estoy hablando de clasicismo trasnochado o folklore casposo; de prácticas anticuadas o de pasado nostálgico. Estoy hablando de conservar las raíces, y los usos y los modos, en los que fui criado y educado y que -orgullosamente- aún trato de mantener.

P1190340

Adoro algunas prácticas que me resultan absolutamente gratificantes: La costumbre de mis cuñados de que me regalen un jamón ibérico en Navidades (habrá cosa más bonita?) o la de los otros, que desplazados a mi domicilio, me cocinan una inimitable orza de lomo en manteca para que nos acompañen y acaricien el paladar las frías tardes de Invierno (habrá otra cosa más bonita?) También me encanta esa tradición de asistir a la Fiesta de los Villancicos cada año a Casa de los Gaviño-Spinner, para que una vez acabando con las viandas y los licores, Margarita nos haga entrega a los Gorgonzola (en petit comité y ocultos de miradas envidiosas y suspicaces) de una caja llena de galletitas hechas por ella misma a la suiza manera; cómo no podía ser de otra forma.

P1190334

Me fascina que vengan Titi y Ana a visitarnos cargadas de ellas mismas, que ya es bastante. Porque bailaremos y reiremos hasta desfallecer. Desfallecer de puro contento, que es cómo a nosotros nos mola. Comprar dulce de los conventos con Maxi y Pepa; y que vengan Jóse y Silvia a abrirnos el jamón y a beberse mi reserva de Ron. Que venga. por fin, mi hermano Fernando y su manada, para hacerlo llorar; tanto de risa cómo de ternura y emoción. Cómo a él le gusta.

Me encantan también esas costumbres -que a fuerza de ejercer cómo tal, se transforman en tradiciones- como es la de mi querido amigo Fernando Damas que, cada vez que nos reunimos con la Logia del Negro Anaranjado, tiene a bien el obsequiarme con botella de ron de la más alta excelencia.

Me gusta esa nueva costumbre que tiene mi hija Cristina -desde que se emancipó- que es esa que nos traiga churros para desayunar cada domingo por la mañana. Para aliviar indeseadas, pero gloriosas, resacas sabatinas. Los cuatro otra vez juntos.

Me gusta adornar la casa por Navidad. Cada Puente de la Inmaculada y de La Constitución.Me gusta.

P1190382

Adoro que los Gorgonzola nos reunamos los cuatro -siempre los cuatro- y que Cris, nos haga más galletitas de mantequilla que dispondremos en bandejitas ad-hoc junto a otra bandeja de porcelana centenaria de mi abuela Matilde, sobre la que reposan algunas botellas de espirituosos que darán su vida en martirio por atender a mis invitados cómo ellos se merecen.

Me gusta preparar la fondue de queso que la familia nos zamparemos en el intervalo del almuerzo; mientras descansamos de instalar las luces de las ventanas que adornan e iluminan la calle desde nuestro salón. De colgar guirnaldas y flores de Pascueros. De llenar la casa de villancicos. Una música que cada año se debate en una lucha  feroz y sin cuartel entre Frank Sinatra y Manolo Escobar; según sea Father o Santa quien disponga el ambiente. Cris en mi bando; Cigalowsky en el bando contrario con su madre.

P1190379

Este año estoy contento, y mucho. Pues hemos decidido recuperar una tradición que teníamos ciertamente abandonada desde hace ya algunos bastantes años. Montar el Belén. Con permiso, claro está, de Paco Martínez Soria.

P1190337(Nótese algún intruso en el Belén; los encontráis?)

Desde que los tiernos infantes crecieron, se abandonó dicha costumbre que éste año, ya te digo, vamos a recuperar. Pero no sólo esa; sino también la de desplazarnos -tijera podadora en mano- a nuestro Monte de San Antón y traernos para casa un abundante acopio de ramas de algarrobo, de pinos y de lentiscos. Enormes manojos de tomillo y de romero; de naranjas cachorreñas y de piñas de abetos. Musgo verde y húmedo; piedras llenas de manchas blancas y amarillas de líquenes. Todo un botín botánico natural que compondrá un escenario, fresco y perfumado a campo, donde se situarán las figuras de barro que en su día el Father Gorgonzola compró – hace ya la friolera de medio siglo- en una ya irretornable Plaza de la Merced abarrotada de puestecillos de Navidad, Circa 1963. Todo un botín botánico natural, ya os digo, que coronará también los muebles que desde hace mucho más de un siglo, acompañan la vida de la familia Souvirón y que cada año, al realizar este rito, saben que han cumplido un año más de vida vivida. Yo me entiendo.

P1190385

Así que este año, la Casa Gorgonzola -cómo cada mes de Diciembre- otra vez se vuelve a vestir de luz y de Navidad. Y esperará, impaciente y nerviosa, a que los regalos vayan apareciendo -de manera encubierta, pausada y misteriosa- a los pies de nuestro Árbol. Para que el día de Reyes (Santa Claus Go Home!) comiéndonos unos trozos de roscón de la Confitería La Exquisita, (todo es tradición) los abramos en un mar de ilusión, de sorpresa y fascinación. De amor. Los cuatro, los cuatro; siempre los cuatro.

P1190344

 Porque ya es Navidad en Casa de los Gorgonzola. Ya es Navidad!

***

P1190361

A %d blogueros les gusta esto: