39 MINUTOS CON SALVI LAPORTE

39 MINUTOS CON SALVI LAPORTE

_______________________________________________

maxresdefault

Acabo de colgar el teléfono después de haber estado hablando sin parar 39 minutos con mi querido amigo Salvi Laporte. Y puedo asegurarles,  pedagógicamente hablando, que esos escasos 39 minutos, equivalen —si no lo superan—  a cualquier clase magistral impartida por Doctorado de cualquier especialidad universitaria

Salvi —me dice— está profundamente apenado por comprobar fehaciente e irrefutablemente su capacidad como profeta agorero; como adivino fatalista y atrabiliario.

Pues —por esa circunstancia que son los años vividos—  está pudiendo comprobar, digo, que los proféticos mensajes cuasi apocalípticos que lanzaba al aire a modo de advertencia y apercibimiento ( hace ya la friolera de 37 años, que son los que le conozco)  acerca de la falsedad y de la  miserabilidad de la clase política actual; sobre esa cicatería mezquina y codiciosa, (no es redundancia aunque lo parezca) de los poderes fácticos (la Banca) y los intereses plutocráticos (la Iglesia) que, en teoría, debieran de servirnos de ejemplo…

roberto_06

Sobre la inmensa soledad que rodea a muchos en estos tiempos —impensable hace años— de la comunicación y de la información.  Sobre una sociedad infame y bastarda que ha perdido esa costumbre  de acoger a sus mayores en sus casas y relegarlos al retiro forzoso del descuido. De la amargura incrédula.

Me llama y me cuenta.

Me cuenta de su próximo proyecto — y me llena de orgullo— para pedirme mi colaboración en éste. Y me cuenta y me sigue contando; 39 minutos que no son pocos. Y no paramos de viajar al pasado y rememorar los miles de momentos vividos conjuntamente con lo más pícaro y lo más granuja de aquellos mediados los setenta. Con lo más artístico; con lo más interesante, noble y puro de aquellos que abrieron frentes en las bellas artes de los tiempos pasados. Mezclados los más lúcidos e intelectuales personajes con los más desarrapados e iletrados.

“Quien ha podido sentar en el mismo sofá a Jacobo Fitz-James Stuart (hijo de la Duquesa de Alba) y al gitano Juan el Macarra, eh, Álvaro?”

—Nadie sino tú, cateto!

elementus-1

39  minutos le bastan a Salvi Laporte para engatusarme y que me ponga a su disposición para que, desde este ágora que es mi blog, prestarle toda la ayuda posible.

Y no me ha costado ningún trabajo, ninguno. Porque lo que está se fraguando en su fértil e inagotable imaginación, es un fantástico proyecto de recuperación y rescate de la memoria llana y espontánea de esta ciudad; y que, además, tiene la cualidad de que servirá para informar a las nuevas generaciones de lo que supusieron y se pergeñó en  aquellas reuniones con aquel  enjambre de genios ( yo tuve el privilegio de asistir – como espectador- a muchísimas de aquellas asambleas) poseedores de cantidades ingentes de humor y de ingenio, de talento e ilustración, de chispa y de agudeza. De erudición y capacidad artística sin límite y de ansia por compartir sus conocimientos. Cónclaves libertarios y redentores llenos de color en unos años grises.

476990_116512765152256_100003805986876_89688_690589907_o

Salvi siempre reivindicó  —y acogió con enorme generosidad en su salón— al perseguido y al conforme. Al menospreciado y al burgués; al excluido y al pudiente; al ilustrado y al necesitado. Y a todos sentó a su lado y adoctrinó en la libertad, en el respeto y en la tolerancia; con su franqueza, su espontaneidad, y una incansable familiaridad plagada de humor irónico y mordaz.

¿Comprende lo que desirte, Cateto?

— Aro, aro!

Ahora Salvi, ha decidido hurgar en los baúles polvorientos, y saca a la luz el imponente archivo fotográfico y audio visual que tiene en su poder —fruto de muchísimas horas de trabajo— que es tan interesante cómo inusual. En ese material, Salvi tiene grabada la historia de una Málaga  (en muchos casos merdellona, pero transgresora, nos decimos) que ya, desafortunadamente, ha desaparecido absorbida por la atonía y el marasmo de una mal llamada modernidad y pseudo finura. Mi querido amigo, ha filmado y fotografiado a una muy extensa nómina de personajes malagueños que ya no se encuentran entre nosotros. También a otros que descansan en la alcoba del olvido, del hastío o de la indiferencia.

hqdefault

El material que tiene en sus “OBRAS INCOMPLETAS DE SALVI LAPORTE”, tiene ya fecha de exhibición anunciada. Y entonces, podremos resucitar a Fernando Merlo y a Rockberto; a Paco Pedraza y a Javier Espinosa. Podremos ver a su “FAUNA AMENAZADA” de locos y maharones, de chiflados y lunáticos. De parguelas y  jabaos. Se han dado cuenta de que ya no hay ni Mariquillas ni Matías? Ni  Lenguas ni Palmitas? Málaga se empobrece sin su fauna urbana. Sin las dosis justas y precisas de insania para poder ser feliz y medianamente locos; ahora estamos aburridamente cuerdos.

salvi

Esta es la información:

 

El próximo viernes 17 de enero me gustaría que os pasaseis por en La Casa Invisible.

 
Presento el libro ” Eskápate conmigo” editado por Árbol de Poe / Paco Cumpian, Ilustraciones de Antonio Abril, Bola Barrionuevo, Daniel Muriel y Eric el Belga.

 

Proyectaremos avances de Micro Documentales:
Tabletom en la Sala 21

Poetas malagueños / Javier Espinosa, Paco Pedraza, Paco Cumpian, Juan Miguel González y Antonio Bueno

Fauna Amenazada / Pequeño Camarón, Rockberto, Cándido de Málaga, La Tota, Súper Sara, Molina…

También se inaugurará la exposición Fotográfica “Por delante y detrás de la cámara”

Espero veros y daros un apretón,

 

Lugar y Fecha de Inauguración:

 

17 de Enero de 2014

La Casa Invisible

C/ Nosquera, 11, Málaga

 Allí nos vemos, catetos!!!!

salvi l

EL PREMIO DE HILARIO CAMACHO

En el Lope de Vega copia

EL PREMIO DE HILARIO CAMACHO

“Le disputamos a la muerte, a base de memoria,

 lo que antes teníamos delante de los ojos

 para disfrutarlo a base vida”.

 (Juan Antonio Muriel)

 

Leo en el Muro de facebook de mi antiguo amigo Juan Antonio Muriel, la noticia del  reciente homenaje celebrado en la Sala Galileo de Madrid hacia la figura del cantante Hilario Camacho fallecido en  Agosto de 2006. Hace el Muriel una reflexión -con toda la razón del mundo- muy quejosa, que incluye una preciosa frase que sirve de encabezamiento a esta entrada.

 La reflexión camina por la senda de que… ¿Que  es eso que nos pasa a todos, que alguien tiene que desaparecer de esta vida para que sus amigos se reúnan para realizarle cualquier tipo de homenaje, fiesta o agasajo?  ¿Es necesario que una persona se vaya para siempre, y nos regale su ausencia, para que acudamos en tropel amigos -y no tan amigos- al último saludo? A cumplimentarlo en la partida.

 Al atardecer copia

A mi, personalmente, me parece un absoluto acto de desatención  y una falta de consideración el rendirle homenaje a una persona que estuvo -pienso yo, que no lo sé- a lo mejor, necesitada de esa compañía, de esa adhesión, de ese apego, en vida. Tristeza de amor.

 

“Preguntarse es de sabios
me aconseja el espejo del baño
me pregunto si debo
preguntarme porque me has dejado
despistado, confundido
ofuscado , deprimido
despistado, confundido
ofuscado , deprimido”

 

Pero bueno…no va a ser ésta una entrada  triste y compungida. Para nada consternada y pesarosa. No se trata de escribir acerca de la manera en que Hilario se fue; ni tan siquiera elucubrar o rumiar acerca de los motivos que le llevaron a atravesar la definitiva puerta trasera; con esa premura inexplicable que sólo entiendee el que la traspasa.

 Por el contrario, esta va a ser una entrada jocosa y alegre, festiva y jaranera; y si se me permite -que él lo haría- incluso un poco burlona y cargada de pitorreo hacia el cantante de los madriles.

  1155806856_0

Finales de los ochenta. “In illo tempore”

 Por aquellos años, en aquel tiempo, yo era asistente habitual a las tertulias que se realizaban en casa de mi amigo Salvi Laporte cada tarde. Ya he indicado alguna vez lo enriquecedoras que eran aquellas reuniones “Salvinianas” pues acudíamos gente de todo tipo y con heterogéneas inquietudes culturales.

 Aconteció que Hilario Camacho bajó a Málaga y se hospedó durante algún tiempo en casa de Salvi. Como quiera que nuestras reuniones eran diarias, llegamos a tener -al cabo de unos días- una cierta confianza adquirida con el cantante. Malo para él. Muy malo para él.

 Sucedió que, una de aquellas tardes (Hilario, se meaba de risa con nuestras cosas) estábamos un nutrido y representativo grupo de “cashondos mentales” en la tertulia acostumbrada.  A Hilario eso -según le explicábamos- eso de los premios fonéticos, cómo que, o no los entendía muy bien, o no tenia -por la falta de costumbre- la suficiente diligencia y rapidez para aplicarlos y dispararlos; particularidades, que esta tremenda ordinariez, requiere para que sea realmente eficaz y contundente.

hqdefault

 

Sirva de ejemplo… Hilariooo… A que hora  empieza  hoy el partidooo??

él respondía… A  las cinco!!!   Por el culo te la jinco!!!!!.  Respondíamos todos al unísono nadando en un mar de carcajadas. Y así mil y una veces.

 Hilario Camacho, famoso cantautor madrileño, resignado, se cagaba en tó nuestras muelas reiteradamente, pero también, hay que decirlo, se reía a mandíbula batiente.

 He aquí que una tarde, ya te digo, estábamos los rapsodas “merdellones” de lo más inspirados. Demasiado inspirados, diría yo. Y además, se daba la circunstancia de que Hilario estaba más aplatanado que de costumbre. Pues en casa de Salvi, era normal aplatanarse si no tenías costumbre de no aplatanarte. No sé si me explico. Lo del aplatanamiento digo.

 Los premios, se sucedían incontenible e imparablemente. Las risas, eran inmediatamente ahogadas por otras nuevas que producían el nuevo premio que el berzotas de turno acababa de regalarle. Y así hasta el infinito y más allá. Hilario Camacho estaba hasta los mismísimos cohoness de que no pudiese articular palabra o hilar frase alguna sin que tuviese su correspondiente rima ordinaria y grosera. Eso, para un poeta, debía de ser insufriblemente irritante.

 Entonces (estaba sentado en un sofá) estiró las piernas, se tumbó a la bartola y se puso la gorra sobre la cara; no sin antes mandarnos a la mierda con una sonrisa pelín cabreada. Y nos amenazó con no abrir la boca en toda la tarde así lo matasen. No estaba dispuesto a caer más en las redes de nuestra estulticia poética.

 En Concierto copia

Y así estuvo durante casi una hora; aguantando la risa -eso si, por debajo del bigote y de la gorra- pero callado como una puta. No words.

 Yo, ya no sabía como provocarlo. Habían sido lanzados mil cebos en formas de palabras acabadas en partículas como -olla, -icha, -oño, -ones, -eto, -ulo…y así hasta el hartazgo. El ínclito compositor no entraba al trapo. Callado como una puta, ya te digo.

 Pasó mucho más tiempo. Hilario, ya con dolor de espalda debido a la postura, se incorporó. Y nosotros, también es cierto, habíamos acabado el cerco, el acoso y el derribo.

 Aunque yo -pertinaz como la sequía cuando es pertinaz- seguía con la pretensión de metérsela doblada, pero no sabía cómo. No sabía cómo. No encontraba el momento oportuno, mardita sea!.

 Así que ideé el premio perfecto. Esa respuesta irrenunciable e ineludible a la que es imposible sustraerse y que conlleva aparejada la rima impecable.

 ben-hur-wyler

         Oye Salvi… le comenté a mi amigo… Que fuerte, tío… El otro día volví a ver la reposición de Ben Hur en la tele. Que maravilla de película!!

 El Salvi que me conoce bocabajo, se olió la tostá. Y empezamos a hablar de la fantástica película desenfadadamente. Cómo quien no quiere la cosa. Hilario Camacho -interesado- intervenía por fin en la conversación muy animado. Dominando tema.

 Que si era mejor Mesala que Ben Hur… Que si hay que ver Charlton Heston y Stephen Boyd… Que si las producciones cinematográficas antiguas… Que si la ambientación y los decorados… Que si el Circo Máximo… Que si William Wyler…  Que si la banda sonora… Que si las escenas bélicas en el mar….

 Las escenas bélicas en el mar!!!! Fantasticas!!! Os acordáisss? Dije como si nada. Esos planos de los aterrorizados remeros bogando al ritmo y a la cadencia del tambor y del látigo…

 

         Oye Salvi!!! Pregunté. Cómo se llamaban los remeros antiguos de las galeras romanasss???

         Galeotes!!! Respondió, rápidamente y con la voz engolada, Hilario Camacho sentando un poco de cátedra.

 Ben hur 1959 réal : William Wyler Charlton Heston Collection Christophel

 Inmediatamente, dio un salto arrepentido. Demasiado tarde maifrén. Deamasiado tarde.

 Un sonoro !!!! AGÁRRAMER CIPOTE!!!! Taladró  la habitación y la cabeza del cantante. Indignado, se levantó y comenzó a atizarnos gorrazos a cada uno de los tertulianos al grito de: Cabrones! Cabrones! Cabrones!!! Mientras nosotros (y él) reíamos a cajas destempladas y llorábamos sin parar de risa.

 Esto sucedió In illo tempore, y así lo cuento. Recuerdos que me han venido a la cabeza gracias al Muriel. En fins, que se le va a hacer.

Ya se van cantando los cuatro luceros… se van a cantar con los hombres muertos…la la la la la…

 Siguió el camino elegido. No volvió la cabeza atrás.

 Málaga. Circa 1990

EL UNDERGROUND Y LA CONTRACULTURA EN SHELTON, CRUMB Y SALVI LAPORTE

InnerCityRomanceComix02-701972-12

EL UNDERGROUND Y

 LA CONTRACULTURA EN

SHELTON, CRUMB

Y SALVI LAPORTE.

big_10

Debo muchas cosas a mi querido amigo Salvi Laporte: El haberme enseñado con otra mirada el Torcal de Antequera, el haberme procurado aquellas tardes infinitas de interesantísimas tertulias en el salón de su casa, los primeros M.C. Escher, Dean y Magrittes. También el conocimiento de la Incredible String Band y al Peter Gabriel actuador y gesticulante. Y, como no, el deseo irrefrenable e irreprimible de hacer de Marruecos un destino imprescindible y reiterado en mi vida como viajero.

También le debo de reconocer una cierta parcela de filosofía vital que me guió –y aún me guía hoy día en la cuesta abajo- por los laberintos de una juventud impetuosa e irreflexiva, salvándome de escollos que él ya había evitado y también haciéndola muchísimo mas enriquecedora e interesante. No sabéis cómo de amena!

glenn_2

Salvi Laporte, era -como no podía ser de otra manera- un adorador de todo lo Underground.

Y dentro de ese mundo, había una parte importantísima que era el cómic americano de los 70 representada por -como máximos exponentes- Gilbert Shelton y Robert Crumb. Así, de esa manera, y a través de los préstamos literarios de Salvi, empecé a leer historietas completas de los Freak Brothers (Shelton) y del Gato Fritz y Mr. Natural (Crumb). Después, más adelante, me encontraría a estos locos personajes integrados en los números del Víbora y de Makoki que habitualmente compraba, devoraba y coleccionaba.

Tenían todos los condicionantes, estas aventuras, para cumplir con los requisitos de rebeldía e inconformidad requeridos, y vitalmente necesarios, para ser un contestatario implicado en la época aquella de Drogas, Sexo y Rock &Roll que después cantara el cojitranco Ian Dury y sus “Cabezas Bloqueadas”. Época de libertad ganada a pulso con rebeldía y con carreras trotonas delante de un mar gris que amenazaba con aporrearte para abrirte la cabeza.

cvr_freakbrothers_idiotsabroad-1

Los Fabulosos Freak Brothers, se caracterizaban por una filosofía gamberra basada en el consumo desaforado de Marihuana y en la búsqueda impenitente de fiestas y problemas con la policía. Sus protagonistas: Freewheelin’ Franklin: El listo; Phineas T. Freakears: El más antisistema e izquierdista y Fat Freddy Freekowtski: el más tontorrón; que además se parecía mucho a un amigo mío que, por supuesto, no voy a nombrar.

tumblr_lyfuesdOa91qhal0to1_500

El Gato Fritz, representaba todo lo políticamente incorrecto. Un gato follador y excesivo que por hacérselo, se lo hacía hasta con su hermana. Yo creo que Fritz el Gato fue –en cierto modo- inspiración  de Los Simpson, South Park y toda la clase de dibujos animados desvergonzados que tanto nos hacen reír hoy y también, que tanto horrorizan a los conservadores americanos.

Después, por fin: Mr. Natural. Fantástico y entrañable abuelito que ridiculizaba ese mundo pseudo espiritual de religiones, sectas y demás mandangas que surgieron en todo el mundo (aquí en España a finales de los 70’s llegó Maharashi) propiciados por el Maharishi Mahesh Yogui guía espiritual de, entro otros, Beatles, Beach Boys y Donovan o también ese otro líder espiritual llamado Sri Chinmoy  que les comió el coco, entre otros, a “Mahavishnu” John McLaughlin y Carlos Santana. No se les puede negar el mérito a dichos comecocos. Apuntaron alto e hicieron diana a pesar de la sonrisa bobalicona que lucían cada uno de ellos.

MrNatural03-961977-03

Un gurú era, Mr. Natural, de larga barba blanca, túnica y sandalias; acompañado casi siempre por dos discípulos Flakey Foont y Shuman the Human a los que siempre les tomaba el pelo aunque ellos esperan revelaciones divinas. Peticionarios siempre de mantras, el que más gracia me hacía era uno que -un ya más que harto- Mr. Natural les proporciona para que lo dejen en paz de una puñetera vez. Repetidlo continuamente!! les decía; y les entonaba  algo así como: Oket- On-Tos-hói, y  allá que se iban ellos, felices y contentos, sin dejar de  repetir las sílabas que les procurarían apoyo necesario para la imprescindible meditación transcendental: Oh! Que tonto soy! Oh! Que tonto soy! Oh! Que tonto soy!…Genial!

MrNatural02-961971-10

Y se preguntarán Uds.…Porque incluyo a mi amigo Salvi Laporte en una entrada sobre el Underground y la Contracultura?

Pues bien, razones ya he dado de sobra nada más empezar este post; pero si realmente quieren saber la verdadera razón es que mi querido amigo, como los Freak Brothers, es listo, sagaz y comprometido. Con un humor terriblemente ingenioso. Como el Gato Fritz ha sido -y hablo en pretérito para ni liar las cosas- un consumado Don Juan (Otro amigo me decía -extrañado- que siendo Salvi tan bajito, siempre iba rodeado de mujeres guapísimas y –casi siempre- más altas que él) y también por fin como Mr. Natural -y cito  palabras del músico de Blues Javier Martín Aguilar-: “Salvi es un gurú de la contracultura malagueña.” Imprescindible y querido, añado yo

Fritz

Por esos méritos propios, y el principal, por ser mi querido y antiguo amigo, es por lo que figura en esta entrada. El Fabuloso Salvi Laporte.

En fin… Buenos ratos y momentos me depararon estos cómics en mi juventud.

Ahora, si queréis, podéis descargaros algunos álbumes de cada uno de estos personajes de Crumb y Shelton. Los padres del Underground USA. Que Dios los salve de sus pecados, y que si puede, guarde sus trabajos en su biblioteca.

Aquí:

http://sdrv.ms/XAwX7e

Ya sabéis: Acciones de Carpetas > Descargar Carpeta. Que los disfrutéis.

freak01

EL RESTO DE LA MEMORIA Y LA IMPRESENTABLE.

El Resto de la Memoria

 y La Impresentable.

 

EL RESTO DE LA MEMORIA.

“Uno de Enero. Dos de Febrero. Tres de Marzo. Cuatro de Abril.

Cinco de Mayo. Seis de Junio. Siete de Blowin’ in the Wind.”

 

Uno de Enero.

Ni la más minima duda tenía yo de que el equipo encabezado por Anita Iglesias Cumpián, iba a poner todo su arte, todo su empeño y corazón  en el trabajo escénico llamado: “El Resto de la Memoria”.

Lo sabía, porque llevo meses siguiendo con interés el Making Of de esta obra de teatro. Sabía pues de la complicidad intima y personal de los implicados en dicha historia. Sabía también de la pasión que demostraban en cada una de las  actuaciones financieras para tratar de capitalizar la puesta en marcha de este espectáculo teatral. También de los frustrantes resultados.

 

Dos de Febrero.

El espectáculo resultante es una perfecta amalgama de artes escénicas donde se reúnen  una música muy cuidada en directo (precioso el primer tema) con unos audiovisuales efectistas realmente conseguidos y absolutamente acordes con los momentos de la trama. Unas meritorias actuaciones dignas de elogios. Acreedoras de aplausos, como así fue.

 

Tres de Marzo.

Tenía yo mis reservas -siempre las tengo- de que la representación, pudiese resultar tediosa y consecuentemente aburrida. Un pardillazo que se le dice. Mis temores se acrecentaron cuando el principio de la obra se desarrolla con una lentitud exasperante. Algo absolutamente insoportable para alguien – que como yo- es el paradigma de la inquietud, la impaciencia y lo inmediato. Esa lentitud exasperante -necesaria, por supuesto, para la puesta en situación- duró apenas dos minutos. A partir de ese momento, la trama, el desarrollo de la obra, se volvió de los más interesante y ameno. Muy corta.

Cuatro de Abril.

La versatilidad de Anita Iglesias Cumpián -la principal actriz- nos dispuso durante todo el espectáculo a la sorpresa. Pasando en un mismo fragmento de la obra por situaciones dramáticas y de una seriedad patente, para al segundo -y alternando – ofrecernos una bis cómica que el público agradecía con sus risas y con alivio.

Cinco de Mayo.

No se puede dejar de citar el magnifico trabajo de Alex “Zurdo” Menéndez. Porque , además toca todos los palos muy resuelta y dignamente.  Toca las guitarras, canta, recita, actúa, tramoyea, y por fin…se echa un baile descarnado con Anita que a todos nos toca el corazón. Magnífica esa parte. Solventando con humor situaciones imprevistas como el desafine de la guitarra flamenca o la rotura de una cuerda de ese mismo instrumento. ¿Se la habría proporcionado la competencia?

Seis de Junio.

La realización audiovisual de Francis Valero, resulto tan impecable como efectista. La voz en Off. Fantásticas las tomas primeras de la playa. La elección e las imágenes. Conmovedora la saeta del chavalito con síndrome de Down acompañado por los “tambores” de Salvi Laporte. De lo mejor ese trabalenguas imposible (casi lo que más me gustó) del tutú y el yoyó de mi peludo amigo Miguel A. Cumpián. El combate de Boxeo. La hilarante y a la vez dramática escena de las rosquillas. El baile, la danza, el manejo del cuerpo y las manos. Esas manos que Anita mueve con tal maestría y delicadeza que hablan por si solas. Sería una elegantísima traductora para sordos.

Siete  de Blowin’ in the Wind.

El resultante final, fue una pieza teatral que te atrapa desde los primeros momentos. Una obra que no te deja indiferente no solo por la trama argumental, sino por el producto del empeño de las personas que se han implicado en este proyecto.

Un proyecto que me imagino difícil, cuando no rozando lo imposible Porque en esta ciudad de putas y camareros -que todo se soslaya con el turista que nos llega de donde fuese- hacer realidad un propósito artístico, es un tarea ímproba y extenuante. Para nada rentable además.

La falta de financiación, es patente a menos que sirvan a intereses partidistas y a amiguetes afectos. Por eso, es muy loable el tremendo esfuerzo que han realizado estos artistas para financiar -muy parcamente- un trabajo que va dirigido a una minoría intelectual en este miserable país de Sálvames de Mierda y cotillas maldicientes.

Y además, lo peor de todo, es que en esto, no se ve arreglo. Porque no se ve la intención de las autoridades pertinentes a potenciar entre la ciudadanía los espectáculos útiles para el cerebro. Indispensables para el corazón. Sigamos financiando macro botellones, y conciertos con resultados funestos. Pero déjennos disfrutar a los  aficionados  asistentes a los pequeños locales. No nos den  (que sí!) el Estadio de la Rosaleda. Pero se nos proporcione –y facilite- el Echegaray y el Cervantes, para que la familia cultural malagueña pueda disponer de espacios y recaudaciones dignas y decentes, para financiar nuevos proyectos. Que no les cuesten dinero.

***

La Impresentable.

Abundando en el Siete de Julio, las trabas administrativas que se les pone a los artistas con pocos recursos, son innobles e ignominiosas. Inasumibles por estos para garantizar el resultado que pretenden. Todavía recuerdo, las trabas que les pusieron a un grupo de amigos músicos para actuar en el Teatro Echegaray. Trabas que pasaban por IVA, IRPF, altas como empresarios y como trabajadores, un sinfín de legalidades que hicieron, como era de prever, que desistieran de repetir la experiencia en este tipo de locales municipales.

La Impresentable, se presentó anoche a las puertas del local donde se representaba “ El Resto de la Memoria” Lo que se creía que era una entrevistadora de un medio de comunicación. (Ay infelice!!!) resultó ser una inspectora de trabajo con la pretensión de realizar no se que papeleo para un representación en un local con un aforo ridículo y realizado, con  enorme esfuerzo, por un reducidísimo número de personas.

Anda y que le den!!! O peor aun…que no le den!!!

Pero como terminar con la presencia de esta indigna, no es de recibo, termino esta crónica con la recomendación ferviente de que se acuda  a los espectáculos menores. Teniendo en cuenta que son menores en cuanto a presupuestos y facilidades de la administración. Porque en cuanto a ganas y resultado, no dejan nada que desear. Nada absolutamente que desear.

Gracias, por fin, por haberme hecho partícipe de este trabajo. Gracias de verdad.

ELEMENTUS. UNA PUÑALÁ TRAPERA

ELEMENTUS.

 Una Puñalá Trapera

Descanse el paz el digno lugar. El ágora de la tolerancia y el buen rollo. Centro del Universo Salviniano. Nos lo han jodido. A todos. Mísera y perdulariamente.

¡Que verde era mi Valle!

Algún que otro desleal desde dentro y los putos funcionarios -abyectos y ceñidos al descorazonador papeleo- desde fuera, han tenido su parte de culpa me dicen. Ahí se pudran ellos mil veces entre normativas los unos; entre ingratitudes los otros.

Porque me han dejado sin noches de música y de recuerdos. Sin  encuentros con los Litos y Ramírez Brothers. Sin mi Martita Guzmán y su tropel de Palos. Sin Richard Ray Farrell… Sin todos mis amigos músicos. Sin los que no lo son.

Noches sin Blues

Ya no volveré a ese patio, reducto de humos, que sin ser andaluz tenía su acento propio. Su propia esencia. Cine de verano aún en invierno.

Me han dejado sin la compañía de Pilar, de Valle (otra vez), sin ese tropel desafinado de camareros que deambulaban – a veces- sin orden pero con concierto. En directo.

Me han vuelto a privar de la sensación del bar de amigos de toda la vida. Del centro de reunión espontánea. Del sitio al que podías acudir solo porque se intuía la compañía segura y abierta.

Me han dejado sin la certeza del Salvi a tiro de copa para la charla nostálgica. Para recuperar y revitalizar  el catalogo de las anécdotas. Para el reencuentro con los perdidos por el paso del tiempo. Nóminas de afectos.

Me han vuelto a dejar otra vez sin bar de cabecera. Sin tan siquiera consultarme.

(Foto: Antonio Ruiz-Molero)

La última noche de Elementus- 16 de Julio del triste año 2011 (Que prolijo está siendo en ausencias) día del Carmen- aparecí por allí, también,  por ultima vez. No sabía aun lo próximo que estaba el óbito. Salvi pagó su tributo de amistad y me permitió libar lo que se me  antojase; y me hizo una “Salvidad”: Cateto, di en tu blog que el Elementus ha muerto a consecuencias de las heridas producidas por una puñalá trapera. Si, cateto: Por una puñalá trapera.

Y así lo digo mil y una vez para que a todos los que han provocado este cierre anticipado, se les quemen durante la inmortal eternidad todos los pelillos del culo. A fuego lento si puede ser. Con soplete de fontanero

¡¡¡Partida de mamoness!!!

A lo mejor se creen que no despertáremos al ritmo después de la puñalá. Yerran si así lo creen amigos… Yerran ciertamente!

¡POR SIEMPRE ELEMENTUS!

ELEMENTUS

 ELEMENTUS.

 LLENA TU CABEZA DE LO QUE SEA.

 Uno, había perdido la afición y la buena costumbre de salir de noche por los locales de moda de esta ciudad. Porque uno, había dejado de salir por culpa, entre otras circunstancias, de la música altísima y atronadora y por los gritos de los asistentes;  por culpa de las apreturas;  de los calores asfixiantes y las atmósferas irrespirables por la  humanidad condensada en muy pocos metros cuadrados de sala de tortura. Y, sobretodo, por la  absoluta imposibilidad de entablar una conversación medianamente inteligible y sosegada. Tampoco necesariamente coherente, ya se sabe.

 Así que, resignado quedé, a las reuniones en domicilios particulares y salidas esporádicas -que no es poco, aclarémoslo-  y tenía asumido, chispa más o menos, que eso de salir de copas para oír a un buen grupo de música tocando lo que a mi me gusta, se había acabado para siempre. Porque no entraba en mis planes lo que hoy por hoy tenía a mi alcance, que era todo el horror que acabo de describir más arriba.

 No encontraba sitios de mi gusto que fuesen  recoletos y tranquilitos, mayfrén, que ya peinamos canas y nos sentimos en determinados lugares un poco fuera de lugar entre tanto tiñalpa chillón, chundachunda y refresquero.

 Pero, gracias a Mr. Natural, todo vuelve en esta vida.

 Y ahora, mira tu por donde y cuando llega el fin de semana, espero con ilusión que me lleguen los mensajes -vía Caralibro- con la programación mensual (o semanal) dela Sala Elementus para bichear qué  amigos (o no) tendrán el detalle de volver a llenar mi cabeza de rock, o de blues, o de flamenquito, o de pop. O de rhythm’ blues…o de teatro y de poesía; que pa tós hay.

 

Fíjate si hay pa tós, que si quieres rizar el rizo, puedes llenarte la cabeza  de sonidos secos a golpe de goles contundentes en el  futbolín de la casa;  de lo que sea. Llena tu cabeza de lo que sea.

Así que estoy feliz con haberme encontrado en este recodo de la vida con la Sala Elementus.

 Porque Elementus se ha transformado en una opción más que excelente para hacer eso que yo hacía antes – y que dejé de hacer, porque ya no lo aguantaba- , que no es otra cosa que salir a tomar unas copas con esos amigos directos y encontrarme, otra vez, con los inhabituales que siempre pululan por allí- y casi siempre-  para oír buenísima música en directo tocada por ellos mismos.

 Parque Jurásico que dice mi colega el cateto.

 Volver a oír a los músicosaurios de Málaga que yo creía estaban durmiendo en el Rincón de la  (v) Historia, o  hacerlo con los mitos aún en activo, eso es, cuando menos… es cuando menos un placer. Y una suerte.

 

Y eso es lo que me pasa ahora todas las semanas en Elementus – en la Avenida Juan Sebastian Elcano (frente al Opencor del Balneario del Carmen) está, para quien no lo sepa- que puedes cenar y tomar copas mientras te reencuentras con los viejos amigos. O haces nuevos.

 Porque hay noches que entre el humo de fuera y la música de dentro, se puede percibir -si tienes suerte y sabes mirar- deambular a Fali Villalba recién llegado de La Axarquía, o a Javier Espinosa con su violín y su cara triste y resignada.  A veces tienes que esperar a que el Pingüi se baje de la mesa -como hacía en la Buena Sombra, después de haber lanzado su discurso- para sentarte tú al lado.

 Porque hay noches que entre el humo de fuera y la música de dentro, te llegan sabores como aquellos tés con absenta de la tetería de Pepito el Anarca o los olores a cerveza derramada el la barra de madera del a Valdepeñense. O las birras con espuma de mar de la Paca del Vietnam…tantos recuerdos…tantas vivencias… Que ahora, y gracias al poder de convocatoria de mi querido Salvi, mi querido cateto, se recuperan desde el pleistoceno de nuestra vida en este local.

 Que es mucho más que un restaurante, que es mucho más que un local de copas;  que es  mucho más que una sala de conciertos.

 Elementus es el empujón definitivo hacia el rememorar –no he dicho nostalgia todavía- de tiempos vividos que fueron y que se hacen actuales  a base de anécdotas. Y que te encanta poder volver a vivirlas. Aquellos tiempos, si no mejores, si que fueron muy importantes. Pasaros por allí, está frente a los Baños del Carmen. No tiene pérdida, ¿Verdad? No tiene pérdida.

SALVI LAPORTE. UN ARTISTA DE LA VIDA

 SALVI LAPORTE.

UN ARTISTA DE LA VIDA.

 

(CON CAMARÓN DE LA ISLA)

 No voy a abundar en las afinidades y sentimientos que nos unen a Salvi Laporte y a mí. Catetos de Pro nos consideramos -por lo que él y yo sabemos- a pesar de ser Señoritos de Ciudad, como decía mi Tío Matías. A pesar de haber nacido en el mismísimo cogollo de Málaga.

 Tan del cogollo que casi éramos vecinos cuando niños. Él de Calle Luis de Velázquez y yo de Calle Los Mártires. El de los Agustinos…yo de los Maristas.

 No voy a volver a contar otra vez lo que de el aprendí, que fue mucho. Lo que con el viví. La gran amistad de nuestras mujeres; no lo voy a hacer porque ya lo he contado en unas cuantas entregas en este blog: Las dos entradas de Fatema y una dedicada al pintor M.C. Escher.

 Podría rememorar tiempos de tertulias interminables, de viajes enriquecedores, de excursiones inolvidables por el campo. Marruecos intenso. Podría hablar de mi querida Vicky y de Noé. De tantas, tantas cosas… Porque fue mucho el tiempo pasado juntos y mucho lo disfrutado.

 Después de este tiempo y de lo mucho vivido, crees ya haberlo rememorado todo y que ya se ha quedado vacía la faltriquera de los recuerdos.

 Y entonces, haciendo ejercicio de memoria, te das cuenta de que estás equivocado. De que eso no es así. De que aún queda mucho por contar.

 Un artista de la vida.

 Así se definía Salvi. Y así, aún se define y se siente. Y yo lo confirmo; pues -juro por mi honor- que no ha cambiado en absoluto en todos estos años de amistad intermitente. Sigue siendo ese amigo fiel y cariñoso. Perennemente hospitalario. Como estás, mi niño? Me dice cada vez que hablamos por teléfono.

 Salvi es un tipo absolutamente peculiar. Único. Con un sentido del humor finísimo y un ingenio rapidísimo. Osram Von Billa…Te acuerdas cateto?

 Para mi era un placer pasar las tardes en esas enriquecedoras tertulias- unas tras otras. Con un desfilar de gente singular e interesantísima por esa salita  -como la llama Pacopaula- gente que éramos cada uno de nuestro padre y de nuestra madre. Como es lógico y debe de ser. Pero yo me entiendo.

 Hubo una época especialmente artística de Salvi; del Salvi. Fue una época muy mucho eléctrica y muy poco ecléctica. Acelerada hasta límites que iban más allá de la prudencia. Una época en la que las cosas de la vida pasaban en torrentera.

 A Salvi entonces le dio por interpretar a Charlot. Y a todos nos involucraba. En las películas, en las ideas  que conformarían los guiones, a unas en el atrezzo, a otros… una locura chaplinesca. Pero vive Dios!! Que a pocos artistas he visto tan metidos en el papel del genio, y a tan pocos que se le parecieran tanto.

Actuó en mil sitios. Casi siempre en los más marginales que eran donde más aplausos le dispensaban, porque era donde mas falta hacia la humanidad del artista.

 Artista de la vida.

Recreaba de puta madre- para que me voy a meter en lisonjas finolis- la escena de la Quimera del Oro  donde Chaplin se come –acuciado por el hambre- un zapato. A él le hubiese encantado hacer esa misma escena pero comiéndose una babucha. La Quimera del Moro.

 Después de un cierto tiempo, me encontré a alguien que me dijo que  Salvi- esporádicamente- escribía poemas con un innato toque de humor. Y yo, no paré hasta que este los pusiera a mi disposición.

 No hicieron falta mas que dos palabras: Déjamelos, Cateto! Y ya los tengo. Fotos incluidas.

 Me ha sorprendido leer esa primera entrega de escritos de Salvi Laporte, porque – si bien- son especialmente ingeniosos y graciosos, si los lees bien, te das cuenta de que hay algún que otro regusto tierno, apasionado y, sin ninguna duda, conmovedor.

 Si me muero antes que tú… Pondré este el primero. Me ha encantado.

 Me ha dado su palabra de que buscará material que tiene incontrolado por su casa con más ahínco.

 Por el culo te la hinco!!!

 Lo siento Cateto! “Fuera sío más liéro, Sarvis” que diría Juan el Macarra.

 Salvi Laporte. Amigo. Artista de la vida.

 

(CON ROCKERTO DE TABLETOM)

 

LA QUIMERA DEL MORO

# 01

Si me muero antes que tu

No me entierres en un  ataúd

Incinérame

Incinérame

Y las cenizas

No las eches al mar

Ni al cielo

Échala en tu brasero

Pa calentarte los pies

Por última vez

#02

 

Pídeme que sea tu alumno o tu maestro

Tu pelele o tu osito de peluche

Tu macarra, tu chamán

O tu guru Majaruche.

Pídemelo

Pídemelo

Pídeme que sea tu profesor de Tai-Chi

Tu homeópata

Que vayamos a París

Pídeme que sea ti psicólogo argentino

Tu padre espiritual

O Rodolfo Valentino.

Pídeme lo que quieras tú.

Pero nunca me pidas

Que sea tu Príncipe Azul.

#03

Empecé a sentirme viejo

Cuando vi. a un legionario con cara de niño

Cuando aquel extremo del Barça podría ser mi hijo

Empecé a sentirme viejo

Cuando me acostaba antes de las tres

Y aquella mujer tan guapa, tan bella…

Me hablaba de Usted.

Cuando había más días que ollas

Y al enamorarme, no me convertía en un gilipollas

Empecé a sentirme viejo

Cuando me pusieron un espejo en el ascensor

Y gordos y calvos estaban las estrellas del Rock.

Pero al final del camino, estabas tú

Que me devolviste el tesoro

De la eterna juventud

Y aunque a alguno le jode

Lo siento

Me siento joven.

# 04

Me puedes encontrar en un pajar

Y en lo alto de un camello

Por mi ojo puedes pasar

Puedo coserte el siete de tu corazón

Te digo donde está el Norte

Y que horas son.

Juntos podemos hacer

Encaje de bolillos o

Un pañito de crochet.

Te saco esa espinita que tanto te molesta

Y te pincho donde mas te duela.

Te inyectaré ganas de vivir

Pero no me pidas

Que sea el fiel de tu balanza

Esa aguja que equilibra tus platillos.

# 05

Después de tantos palos

Que a mi me ha dao la vía

He vivío mucho tiempo solo

Y he cogío muchas manías

Yo quiero ser tu novio

Pero tu en tu casa

Y yo en la mía.

# 06

No me importa que os peguéis

Latigazos en la espalda,

Que saquéis a la calle

A la Macarena o al becerro de oro.

Me dá igual que recéis mirando a la Meca

O que os lamentéis en el muro.

Si queréis llegar al Nirvana

¡Escoged vuestro camino!

El camino que os dé la gana

Pero dejadme tranquilo en mi búsqueda,

Dejadme solo en mi duda.

A %d blogueros les gusta esto: