DAME TRES PALABRAS (o seis) Y TE DEVUELVO UN POEMA!

12193693_10205394643051592_6666608210035087038_n

(Luis Centeno y Anita Iglesias Cumpián )

DAME TRES PALABRAS (o seis)
Y TE DEVUELVO UN POEMA!

Decir que mi queridísimo amigo Luis Centeno es hermano, es volver a decir –que pesadez– una vez más lo mismo. Mi amigo el actor; el mismo que escribe preciosos poemas. Mi compañero el poeta, ese que actúa magistralmente. O mi amigo el incondicional cantante de boleros, el más descarado embaucador –para las que se dejan atrapar en las redes de su voz y su mirada acechante– de mujeres poco precavidas, insensatas e incautas. Pues bien: Mi muy querido, antiguo y leal amigo el actor, el poeta y el cantante, tiene otra vez el gesto y la finura (qué remedio le queda, si yo se lo exijo con la inexcusabilidad por bandera) de volver a pisar las tablas de este blog regalándome cuatro poemas.

Cuatro poemas que tienen su propia historia. Y sus propias víctimas.

.

Les cuento:
Verán ustedes, alguna que otra vez, a los artistas –ya sea por la insistencia (y el acoso) de sus admiradores– ya sea por eso del pronto del “motu proprio”, les entra la vena generosa. Y contrariamente a sus intereses pecuniarios, van y regalan arte. Véase el extraño caso del pintor Andrés Mérida y su Hiding–Art que ahora pulula por Madrid.

12190796_10205379728718743_3235397649533338902_n

(Luis Centeno)

A Luis se le ocurrió una genialidad. Propuso –por eso del no regalar arte porque él piensa, que si se regala no toca, cómo la lotería– solicitar a las amistades que se encontrase en el deambular por sus posesiones del Centro de la ciudad, que son todas, solicitar a sus amistades más afortunadas y elegidas decía, que le propusiesen tres palabras, y que, además, le tributasen cómo pago simbólico tres euros. Y él les compondría “quid pro quo” un poema. Un euro por palabra. Tres euros por poema casi regalado.

.

Y así comenzó esta historia –a pesar de algún equivocado que imaginó un impensable e injusto interés crematístico– y cuyo resultado (una selección) viene aquí y ahora.

Nota aclaratoria:
(1)
El embrión de esta entrada, tuvo lugar el sábado 2 de Enero de este que corre. Al año me refiero. Y fue durante un picoteo nocturno que se realizó alevosamente en mi casa entre los anfitriones (Santa y yo) con Luis y su Ex-ex Conchoncha: Una de las mujeres que mejor me conoce y que es una enciclopedista reptante (es caimana de número) de las que no se le escapa ni una sola de mis demenciales salidas.

..
(2)
Sugerí a Luis que debieran de ilustrar esta entrada, fotografías del magnífico artista Ignacio del Rio; así que ya lo saben: excepto las dos en las que aparece mi “hemmano” Luis Centeno, las demás son de, repito, Ignacio del Río; y desde aquí les doy las gracias. A los dos. A los tres. A los cuatro.

.

10614225_10202578122440884_1195466637385496406_n

(Ignacio del Río)

Estos son; ya saben… Dame tres palabras (o seis) y te devuelvo un poema!

..

“DAME TRES PALABRAS
Y TE DEVUELVO UN POEMA”

10930888_10203490632533066_8062665308021659070_n

 

( ALCOHÓLICO, CONSENSUADO Y VERSO )
17 de Diciembre de 2015. Anónimo.

.
Sería mejor, que no me buscaras donde estoy.
Que no me miraras a los ojos,
Cuando los tengo perdidos.
Que no vuelvas tu cara,
Para decirme que estás ahí,
Donde , en realidad, la vida me pertenece.
Sería mejor que olvidaras,
Donde habita mi alegría,
Donde mi abrazo enorme,
Se enreda en la musa decidida.
Que me da la palabra,
El verso roto.
El que me hace ser,
Como si nada,
Un hijo de puta extraordinario,
La mejor persona ante sus ojos.
El más perfecto asesino de mi propia vida.
El alcohólico insufrible.
El despreciado por la gente insostenible.
El amado por los ojos vírgenes,
Que me regala una lágrima inesperada.
En realidad,
Ya no espero mas besos.
Es mas. No los quiero.
Si acaso,
Un tirón de orejas consensuado,
Un ven aquí,
Un beso improvisado.
Un no salgas
Y hagamos el amor como hace tiempo.
Un quédate a mi lado.
Una caricia olvidada que retorna.
Un abrazo.
Sí.
Tal vez sea eso.
Un abrazo.
Y Para que mas?
Tu piel contra la mía,
Tu piel contra la mía,
Y tus poros y los míos,
Erizados Como el primer momento clandestino.
….Acaso quieres más?…
…. Yo no.

10982449_10203609608507391_8083809617664884563_n

.
(SORPRESA, INCONDICIONAL Y NEGRA).
8 de Agosto de 2015. Belén.

.
No me abruman los silencios
Que me has dejado.
No me hace débil,
tu mirada evaporada.
No es una sorpresa,
quedarme sin tu boca,
la boca que bebería eternamente.
Hasta quedarnos secos,
de saliva y de besos.
No.
No es incondicional tu amor.
Es tu mirada, tus caricias, tus palabras.
Y no.
No se me vuelve la vida negra,
Porque pienses,
que ya no puedo abrazarte.
Es rosa, azul, esmeralda, coral.
Porque imagino tu cuerpo,
en esa playa,
que nos dibujó este amor indisoluble.
Nunca me iré.
Nunca me he ido
Digamos hasta luego….
…. ya nos vemos.

11148722_10205216239712167_4293345503066278134_n

.
(MANO, PUERTO, LABIOS, RUMOR, LLUVIA, Y APRESURADAMENTE.)
11 de Agosto de 2015. Carmen. (Especial seis palabras)

Me destrozaron el balcón interminable.
Lloré, mientras veía,
los bocados de hierro en nuestro silo.
Veía caer, poco a poco,
nuestro lecho secreto de aquel puerto,
tuyo y mío.
De nadie más.
Y las lágrimas que corrían por mis mejillas,
me llevaron a ti.
Como un rumor inexplicable,
Y no sé porqué,
de repente llegó a mi cara tu mano.
Y fue, como un sutil consuelo,
para mi corazón adolescente.
Y recordé los labios inocentes,
y mis dedos dibujando nuestros besos.
No puedo olvidar esos instantes,
que precedían a los abrazos primerizos.
Y de pronto, la lluvia….
….mojando nuestro pelo,
Haciéndonos cómplices de la risa,
que sólo es capaz de despertarnos el agua.
Yo te dije, apresuradamente,
“Vámonos, que llueve”.
Tu me dijiste….
…..”Espera, vamos a bebernos el cielo”

18518_10203798132500373_2930002861191267653_n
(MIEDO, NECESIDAD, MAR, LUNA, ABRAZO, E INELUDIBLE.)
19 de Agosto de 2015. Rosa. (Especial seis palabras)

.
Ni una palabra de amor permitiré.
Ni un solo brillo en tu beso emocionado.
Un beso, que sin abrazo, no es nada.
Arrojaré al mar, el miedo de nuestros secretos.
El sexo a distancia,
El placer ineludible,
El deseo inquebrantable de imaginar,
Que mi mano es la tuya
Y mis labios son tus dedos.
No volveré hacia atrás
Para enmendar el principio.
Si acaso,
Te invitaré a la última luna llena de Agosto,
Para que las olas,
En vez de yo,
Te acaricie la piel exagerada,
Que un día tuve en las yemas de mis dedos.
Que quiero recuperar tus besos?
Ya lo sabes.
Que un beso, sin abrazo,
Es como el lenguaje sordomudo Para un ciego?
Ya lo sabes.
Que no quiero tus preciosos ojos, sino tu mirada?
Ya lo sabes.
Y así me ando en la vida.
Buscando en los rincones ocultos de mi alma,
Sin más necesidad que sentirme amado.
Y ni siquiera eso.
Sólo saber,
Que en un instante de tu vida,
Has perdido un minuto,
Pensando en mí……
……. y yastá.

.

diseno-floral-retro_23-2147486730

Anuncios

LA COCINA DEL GRECO

el-greco-1-638

LA COCINA  DEL GRECO

Toñete, mi querido amigo el Profesor, tiene, como siempre, el apropiado detalle de remitirme un recetario muy especial e interesante. Un recetario muy original en el cual, y a modo de presentación, se indica que:

“En la obra que presentamos aunamos literatura, pintura y gastronomía para ofrecer una particular invitación al disfrute de los sentidos con el objetivo de aproximarnos a la cultura de una forma amena, mostrando, además, nuestro compromiso con un estilo de vida saludable que se resume en una serie de recetas inspiradas en la cocina mediterránea, que nos ayudarán a conocer mejor la figura de El Greco y nos animarán a degustar unos platos que nos ayudarán a hacer de Castilla la Mancha una comunidad más activa, física y culturalmente.”

greco_toledo--478x270

Disfruten con el color y el sabor de la cocina encuentada de El Greco cuya autoría recae en Teresa Pérez Hernández.

Este es el recetario:

Cocina de El Greco

Que aproveche!!

***

elemento-decorativo-floral_23-2147486718

CARMELA

carmelaCARMELA.

No sabemos cómo, pero desde hace ya mucho tiempo –y en los finales de las veladas en cualquiera de nuestras casas– Diego Cumpián y yo, acabábamos solos y enfrascados en un duelo de jumera y hablando, afectuosamente, sobre su madre; sobre Carmela. No sabemos cómo, pero era así. Ineluctablemente. Así que yo, por ese motivo y otros que ahora vais a conocer, a Carmela, ansiaba conocerla personalmente. Tenia un muy mucho de curiosidad.

Cada una de esas noches –una docena de docenas de días al menos– yo quería ir a su casa para poder saludarla y abrazarla; mostrarle mis respetos; darle un beso y decirle cuatro cosas acerca de esa portentosa manada que trajo al mundo; una manada, inteligente, aplicada y diligente que ha hecho del saber y de la cultura –en todas sus facetas– un modo complementario para sus vidas. Un “modus vivendi y comendi” en casos. Una manada de la que me congratulo conocer y de la que me enorgullezco pertenecer aunque sea en modo transitorio y accidental. De forma contingente, adventicia y provisional.

IMG-20150331-WA0004

Yo siempre le he preguntado –a muchos integrantes de la manada– de donde viene el gen artístico, que todos y cada uno de los hermanos Cumpían Muñoz, tienen acomodado y encajado en su doble cadena de ADN; y ayer, por fin, conociendo a su madre, me enteré. Ella es la única responsable. Por mor del piano.

Mientras el Cristo de los Gitanos y María de la O se daban el preceptivo y obligatorio garbeo por el recorrido oficial de las cofradías, al son de la francachela, Diego y yo –estábamos en su casa para con la excusa de ver salir y entrar los tronos en su templo, comernos un gazpachuelo– sacamos fuerzas de flaquezas, y nos tiramos a la calle para hacerle una visita sorpresa a su madre que estaba tan pancha y tranquilita en su casa la pobre mujer.

Y allí llegamos. A la casa madre nunca mejor dicho.

Carmela es la imagen de la bondad. Una mujer feliz a la que la vida, jodida y despiadada que es cuando así lo quiere, no contenta con arrebatarle a su marido antes de lo acordado y establecido, le birló a un hijo, dos años antes que al pariente; de la manera más rápida, injusta e inaceptable. Diez de once son el resto resultante. Carmela ha pintado su mirada –eso se le nota en el semblante– con la contemplación de interminables amaneceres y atardeceres que le procuran su atalaya situada a siete plantas sobre el nivel del mar.

IMG-20150331-WA0002

Ayer la conocí; por fin la conocí; y acaricie sus manos llenas de veredas azules. Y la pude besar y decirle repetidas veces la admiración que siento por ella; y por su prole. Ayer me saqué de una puñetera vez, la indeseada espina que tenia clavada en mi pretensión desde hacía al menos una docena de docenas de noches al calor de la amistad y el blábláblá. Ciento cuarenta y cuatro veladas, si hago bien las cuentas, que no son pocas, mire Usted. Que no son nada pocas.

***

81

TRES

TRES

¡Qué extrañas criaturas son los hermanos!
Jane Austen.

-Dulce es la voz de una hermana en la temporada de la tristeza.
Benjamin Disraeli.

10978497_796709537045151_7881763850346236675_n

Muchos son –a mi modo de ver– los arrestos que necesitan los actores para exponerse a las miradas de un público atento e interesado, aunque embutido también en el sentido crítico y escrupuloso (a veces cicatero en el juicio y poco generoso en el dictamen) que le proporciona el imprescindible detalle de haber pagado una entrada para asistir a una representación teatral.

Muchos son los arrestos que necesitan, los profesionales de la escena, para dedicarse hoy día a una profesión en la que sus honorarios representan un porcentaje de taquilla y al que, en muchos casos, sólo le conforman el reconocimiento y el calor de la concurrencia.

Cómo se da la circunstancia de que comparto sangre imaginaria con un actor de la talla de Luis Centeno – compadre, amigo fiel y perdurable– resulta que sé de lo que hablo; de una profesión dura y muchas veces desencantada por los resultados de público y por los escasos apoyos institucionales; por la inseguridad y la discontinuidad laboral. Una profesión que siempre lleva como impedimenta un enorme esfuerzo mental y físico para salir airoso de cada una de las aventuras emprendidas. Mil horas de preparación y ensayo. Tres y tres veces más de estudio y memorización. El jugárselo todo a una sola carta cada noche.

10541045_794259447290160_4969332407746133547_n

Tres por dos seis son los ovarios –como pude comprobar el viernes– los que se necesitan para salir a escena y exponerse –con esa desnudez a la que obliga el personaje– delante de un público entregado y al que puedes tocar con la mano, para transmitirle un pasaje de disputas y desavenencias familiares, de reconciliación y solidaridad. De ternuras escondidas entre los pliegues del rencor y del resentimiento; de la aflicción y el desconsuelo.

Seis son los ovarios que le echan (a razón de dos, caben a dos) Elena de Cara, Anita Iglesias Cumpián, y Olga Salut para llevarnos a los asistentes a la reflexión sobre tu propia condición familiar; sobre tu propia situación como hermano y cómo hijo. Acerca de las familias que corren el enorme peligro de desmembrarse cuando falta el efecto (y el afecto) “adhesivo” y conciliador de los padres.

Seis son los ovarios que le echan (a razón de dos, caben a dos) Elena de Cara, Anita Iglesias Cumpián, y Olga Salut para llevarnos a los asistentes a la risa y a la alegría reparadora y reconfortante. Esa es la magia de esta obra: La capacidad de llevarte en un instante desde el dolor a la alegría; desde la desolación al júbilo y al contento.

TRES es un espectáculo escénico carente de aparatosidad, en el que una simple olla de conejo con tomate y una botella de coñac de color incierto suplen cualquier aparato ostentoso e innecesario . TRES. Muy recomendable; no se lo pierdan. Todos los jueves y viernes de febrero a las 20:00 en la Sala B del Teatro Cánovas en El Ejido.

10930179_783596195023152_7752063264133163637_n

***

retro-floral-decorative-text-divider-design_23-2147486735

PALABREJAS

6a00d8341bfb1653ef019b001a46bc970d

“PALABREJAS”

“El que me baya quitáo la tobaya…
baya sío porque le baya hesho farta”

En mi familia, el adjetivo “palabrejas” se usaba para designar a determinadas personas que usaban términos incorrectos y equivocados en las conversaciones. Ese es un “palabrejas” decíamos cuando oíamos cualquier barbaridad.

Tres son los tipos de errores que solemos cometer en la representación del idioma: el error escrito (o lapsus calami) el error oral (lapsus linguae.) Y también está –no se crean que no he hecho los deberes– otro tipo de error que yo ignoraba: el lapsus mentis; (el olvido ocasional). Lapsus viene del latín y viene a significar “resbalón”, aunque yo creo que es más apropiado expresarlo cómo “patinazo”.

diseno-floral-retro_23-2147486730

Verán Uds. en mi rama familiar –puedo asegurarles, que era algo muy cruel para nosotros mismos– teníamos la costumbre de que si estábamos hablando con alguien, y ese alguien cometía un “patinazo”, mi madre, que era un portento en detectarlos, doblaba los labios exageradamente para hacernos caer (a los que no lo hubiéramos hecho) en el tropiezo del interlocutor. El disimular la risa, era un verdadero acto de coraje y contención. Uno de los suplicio más placenteros que se puedan sufrir.

Establezcamos también una diferencia bien notable y necesaria: nuestra risa (o no risa) dependía de que, si el autor de la barbaridad dialéctica era una persona modesta y de pocos estudios que trataba de usar palabras que carecían del suficiente significado para ella, entonces, en ese caso, siempre era tratada con todo cariño, tolerancia y respeto. Pero, si por el contrario, era una persona suficientemente preparada la que – tratando de impresionar y sorprender, con un deje de pedantería– cometía el gazapo, entonces, el cachondeo estaba asegurado y esa palabra pasaba a usarse formando parte del argot particular de la familia con el consabido peligro de que la palabra se “normalizase” y corriésemos el riesgo de deslizarlas en las propias conversaciones involuntariamente. “Tito Pepe” al vino de Jerez por ejemplo, más de una vez lo hemos dicho para nuestro sonrojo y fatiguita.

elemento-decorativo-floral_23-2147486718

Voy a ponerles algunos ejemplos de palabrejas tan reales como la vida misma. Todas son aportadas por mi propia experiencia y por las de un montón de amigos que han tenido el detalle de ayudarme.

Ahí van:

Teníamos un portero en casa, que cada día saludaba a mi padre comentándole el tiempo.
– Buenos días, Don Fernando…
– Buenos día Felipe.
– Hoy parece que vamos a tener una buena “churrasca”.
– Erm… Psí! Me temo que psí, Felipe.

Otro día un amigo familiar, estando con nosotros en la playa hablando de los tiburones, de los marrajos y de las tintoreras, éste, el amigo –tratando de entrar en la conversación con una aportación docta y entendida– exclamó, en voz más que alta, indicando la especie a la que pertenecían estos bichos: “los escuálidos!!!” y se quedó tan pancho. Debería de referirse a los que estaban muy delgados y enclenques.

elemento-grafico-retro-de-diseno-de-lineas-finas-simples_23-2147486743

Después viene otro gran amigo; éste, era el rey de las palabrejas y de las frases malheridas: Era partidario siempre de seguir los “protocólogos”. Cuando algo no podía ser, siempre echaba mano al “Eso es pedirle peras al horno” y muchas otras veces, se sentía “Contra la espalda y la pared”. Una señora que venía a limpiarnos las oficinas nos comentaba que su hija recién casada había puesto una cocina con unos muebles de una “Fornica” linda. Y otra, un día, le comunicó a mi madre –con mi medio dólar de plata en la mano– que se había encontrado un “duro del Príncipe Kennyde”.

La rama sanitaria es un verdadero e inextinguible filón: Que decir de las “tortículis” y del hueso “kuky”. Un buen amigo responsable de una afamada y conocida Mutua Médica, me indica que muchas veces le preguntan ¿Cuanto “degrada” el seguro médico? Y unas amigas enfermeras, me hablan de las hernias “fiscales” de algunas pacientes a las que atienden. Los “análises” solicitados y la masiva ingesta de Aspirinas “flourescentes”. Los “gitanales” en vez de los genitales; los “vestíbulos” en vez de los testículos y de, asombrense!! “tener hígado” y un poco de “diabetis”.

minimalist-swirl-vintage-style-decoration_23-2147486725

¿Y el “esparatrapo” y el “Espidifrén” y otras “medecinas”? Una sobrina, directora de una entidad bancaria, me cuenta que de vez en cuando, tiene que contener la risa porque se ve obligada a hacer “transfusiones” entre cuentas a petición de algún cliente con haberes pero poco ilustrado.

Hay gente que habla con mucho “Rintintín” que por cierto no es un perro y se queda en lo “anedóctico”. Y alguna decoradora (sic) que yo me conozco, la caga con eso del “sinfonier” de marras y el uso inadecuado de la palabra dicotomía. No me puedo olvidar de las inefables “cocletas” y de sus inefables amigas las “armóndigas”. Del sempiterno “Lejonario” ni de mi queridísima amiga que está harta de que la llamen “Grabiela”.

retro-floral-decorative-text-divider-design_23-2147486735

El año de las inundaciones de 1989 en Málaga –y para evitar una mayor catástrofe– me indica el amigo ecónomo, hubieron de abrirse las “compresas” del Pantano del Limonero para desalojar volumen debido a la “trompa” de agua. Un problema añadido para esas pobres mujeres de vida fácil que se buscaban la vida en las “redondas” de los “polígamos”. Tan altas y “esterilizadas”. Pero ya se sabe “No todo es lo que reluce”. Ah, perdona, “No todo el oro es lo que reluce”.

Hay que ver cómo ha subido el barril de “pretóleo”, dicen las noticias; y comentaban otros dos, que ayer “juguemos” un partido y “empatéremos”. En fin vamos a terminar esta interminable retahíla con otros dos clásicos las “mondarinas” y los “caramales” porque para entender todas estas palabras hay que tener, como los motores “Wobagen”, mucha “comprensión” y no estar demasiado “arquerotipado”.

***

81

AQUELLOS LOCOS CACHARROS.

coches_clasicos

AQUELLOS LOCOS CACHARROS.

Mi querido amigo el Cónsul, me trae a la memoria aquellos tiempos en los que – habiendo tenido cada uno un Seita 600- subíamos cuestas imposibles marcha atrás y bajábamos las mismas completamente a ciegas –debido a la niebla- sacando la cabeza por las ventanas. Coches indestructibles (cómo nosotros) y que no se averiaban así cómo así (también cómo nosotros).

Aquellos coches; aquellos locos cacharros que además de tener motor, tenían su corazoncito y que siempre procuraban – por eso de la empatía entre conductor y vehículo- no dejarte tirado, si podían evitarlo, en ninguna carretera.

SAM_7518__640x480__mth8

Un Seiscientos de aquellos, que solo se paraban por dos motivos exclusivamente: o se habían quedado sin gasolina, o se les había obstruido el chiclé. En ambos casos la solución era bien sencilla, dejar caer el coche, si tenías la suerte de haberte quedado seco en una cuesta (o empujarle si era en llano) y en el segundo –ya lo he comentado antes en este blog- sacar una cucharilla de café (robada en la Cafetería Samoa) para quitarle el chiclé, y limpiarlo mediante el sofisticado método del resoplón enérgico y vigoroso.

Una cucharilla de café de la Cafetería Samoa y ríanse Uds. de cajas de herramientas sofisticadas.

Desde siempre, he tenido los coches más estrafalarios y originales que nadie se pudiera imaginar. El primero fue este Seat 600 que me llevó sin problemas por todos los lugares que le encomendé sin miedo a las alturas. Tan solo cuando sufría un calentón – al igual que los ocupantes del vehículo- debía de llenarle el depósito del agua y tírar palante! O patrás. Porque cuando el cochecito leré se quedaba exhausto y no podía subir más, lo ponías mirando hacia abajo, le metías la marcha atrás y párriba otra vez, que ya habría tiempo de llenarle otra vez el radiador cuando le entrara sed de justicia y de agua con colorante.

Por cierto, este Seat 600 era descapotable, por lo que puedo asegurar que fue uno de los primeros modelos “Cabrio” que circuló por la ciudad de Málaga atestado de amigos puestos de pie porque así cabían más.

Renault_4-3

Tuve después del Seita un “Cuatro Latas” marca Renault. También tenía este algunas características especiales y distintivas. La primera, intrínseca: sólo tenía tres marchas hacia delante y una hacia atrás. De modo y manera que cuando con mi amigo Carlos de León y Paz (que nombre tan bonito!) hacíamos giras lisérgicas -en nuestros tiempos hippies con el resto de la manada hacia el Torcal de Antequera- nos sentíamos terriblemente agobiados cuando el coche nos pedía la 4ª marcha y no podíamos proporcionársela al pobretico.

Este “Cuatro Latas”, también tiene su historia; fue uno de los primeros coches tuneados de la ciudad, pues lo pinté de negro; con mi amigo Roberto Agüera, le fileteamos en dorado –al más puro estilo John Player Special- puertas y recovecos, y en un alarde de tecnología puntera, el amigo Agüera –y sirviéndose de un cubo de fregar, dibujó un enorme Ying-Yang en el capó del incrédulo vehículo. Y para que nada le faltase, un OM en la parte trasera, también dorado. Además, las contrapuertas interiores estaban todas forradas de tela de Vichy blanco y negro. Una monada de coche que más de una correría se llevó en sus tripas. Ainssss… Por cierto que a este, se le rompió el Béndix (el motor de arranque), y duarante un par de año no lo arreglé. Así que me sabía todas las cuestas de Málaga para poder arrancarlo dejándolo caer con la segunda metida y soltando embrague rapidamente. Un maestro era yo en la arrancada.

Morris_Mini_Minor_Traveller_1966

Vino después un Mini Morris furgoneta amarillo y negro. Furgoneta, ya te digo. Con dos puertas traseras verticales que le daba un aspecto inequívoco de coche funerario para enanos. La gente flipaba cuando me veían salir a mí, con mi tamaño, de semejante habitáculo. Tengo que reconocer, que por imposible que parezca, ha sido uno de los coches más cómodos y amplios que he tenido. Por esa circunstancia de ser furgoneta, puedo también asegurar que fue unos de los primeros Station Wagon de la ciudad. Con dos cojones! Y un palito.

2

Un precioso y elegante Morris Authi 1100 genuinamente inglés fue el siguiente. Fino,distinguido y estiloso, tan solo tenía un defecto: que cuando llovía, se le mojaba la tapa del delco y se paraba. Asi que cuando lo conducía, tenía que tener la especial precaución de evitar los charcos, pues con un simple salpicón, le entraba el sofoco y el ataque de agobio y en tres “cof-cof-cof” asmáticos se quedaba desvanecido, aplanado y, por fin, extenuado y muerto. Dicha dolencia la solucioné, definitiva y magistralmente, tapando el puto Delco con una bolsa de Almacenes Mérida y tres gomillas elásticas y a tomar por el culo. El coche, no yo!

dodgecaliberip (2)

Vinieron después un Ford Fiesta, un Opel Corsa y un Nissan Almera (que aún rula en manos de mi mujer) hasta que por fin llegamos al mejor de todos: mi actual Dodge Caliber. Un coche este –tocarémos madera- que todavía (lo tengo desde hace casi ocho años) no ha pasado por el taller, que no ha pinchado rueda alguna en todo este tiempo… Un coche fuerte que dándole los mínimos mimos (cambios de aceites y alguna lámpara agotada) me resulta de lo más cómodo, fiel y efectivo. Un coche austero y espartano. Americano de cuerpo; alemán de alma (tiene chasis y carrocería Dodge americana y motor Volkswagen-Audi alemán para eso de la fiabilidad y del consumo ajustado y eficaz) Un coche sin tantísimos chochajos electrónicos -inservibles muchos de ellos- que, a la larga, sólo son viveros de averías y conflictos.

Este es mi árbol genealógico automovilístico. No se puede decir que haya yo tenido coches corrientes y aburridos. No señor; no se puede decir eso. Ainnss si ellos hablaran!!!

***

separador

“MIERDASET”

michelangelo-buonarroti-european-old-master-painter-sculpter-painting-the-temptation-of-adam-and-eve

“MIERDASET”

 

Algunas veces (muy pocas la verdad), inserto aquí textos de otros autores. No me gusta hacerlo, porque lo que realmente a mi me mola es escribir –y correr con las consecuencias- de los textos que publico.

Porque tambien a veces,  leo cosas que retratan a la perfección lo que yo pienso de determinado tema; y entonces me digo… Porque no lo pongo (corto y pego) y me ahorro el trabajo? Y eso hago ahora. Ahorrarme el trabajo. Puesto que el periodista Jose L. Malo, acaba de describir clara y diafanamente lo que yo pienso de la Empresa televisiva Mediaset en general, del programa Adán y Eva en particular.

Este es el texto, léanlo y “disfrútenlo” no tiene desperdicio:

Tinta con limón

‘Hadán y Eba’

José L. Malo

El_primer_beso_Salvador_Viniegra_y_Lasso_de_la_Vega_(1891)

OPROBIO: listón que España puede colocar más alto a diario; como los garbanzos o las habas en un revuelto, todo el mundo asegura que sobran entre los kikos y las pipas, pero nunca faltan en la mesa.

Mediaset (no escribo Mierdaset, que si no el jefe me regaña) estrenó Adán y Eva, el rizo rizado de Mujeres, Hombres y Viceversa. Si este formato auspicia relaciones artificiales con tipos y tipas semianalfabetos y vigoréxicos que venden su cuerpo y su dignidad para que la televisión les empuje hacia una fama costrosa y efímera, el afán de superación y las exigencias de los altos ejecutivos para exprimir ese tipo de reálitis les ha llevado a este nuevo formato. En él, se trata de fingir la misma mentira de relación, aunque esta vez pillando cacho en directo y, lo más importante, en pelota picada. Según sus creadores, porque la desnudez física es una semblanza del desquite de todo lo superfluo para llegar al tuétano del ser humano.

El problema es que ese interior no da más que para perlas como “el título del programa lo han sacado del primer fascículo de la Biblia”, “¿Qué es la Alambrada? ¿Está hecha de alambre? ¿Está en Córdoba?” o “¿qué significa polivalente”. No se rían de ellos sino de la podredumbre de los guionistas y responsables de castings, que se dedican a expurgar entre las cloacas de los colegios para encontrar a estos personajes; lo triste es que sólo les haya dado para preparar unos diálogos que hacen buenos a los de las películas porno. Al menos, en estas cintas los guiones son una excusa para desnudar a los actores; en este programa los culos son sólo óbice para seguir vendiendo el mismo formato vacío de la televisión privada. Bueno, un mérito sí que les concedo: que aún encuentren personajes de tanta pobreza cultural y emocional después de chorrocientas ediciones de Gran Hermano y otras decenas de programas de telebasura que tanto caracterizan a Mediaset.

Nos podemos reír de sus patadas al diccionario o lanzar improperios por lo poco preparados que están. Pero que quede claro una cosa: los que realmente dan vergüenza no son los ineptos concursantes que se ponen en pelotas delante de las cámaras, los tristes son los 2.816.000 espectadores que los vieron al otro lado de la pantalla.

 

Pues eso señores… Pues eso ha escrito el periodista!

***

separador

A %d blogueros les gusta esto: